Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ZOOLOGÍA - ENTOMOLOGíA

El fascinante ciclo vital de las cigarras periódicas

Connecticut Charles Remington, un entomólogo estadounidense de 74 años, lleva desde 1979 esperando una fiesta particular esta primavera, la emergencia de unas cigarras después de 17 años. Han pasado 17 años desde que esta cepa o remesa de cigarra periódica apareció por última vez, 17 años desde que sus padres zumbaron ininterrumpidamente en un coro ensordecedor, un canto amoroso sincronizado. "Este insecto es el más notable del mundo", afirma Remington.

Las cigarras se pasan la mayor parte de su vida como un tipo de parásito subterráneo, chupando fluidos de las raíces de los árboles. En primavera, durante tres semanas, la antigua generación sale de pequeños túneles en la tierra y se acopla. Luego las hembras ponen los huevos en las hojas de los árboles. Y la nueva generación cae de sus nidos en los árboles, bota como si fueran pelotas y se entierra, durante nada menos que 17 años. A pesar de ser conocidas desde la antigüedad Remington señala que todavía se sabe muy poco de estos insectos. Entre otras cosas: ¿Por qué emergen cada 17 años? Por qué viven más que cualquier otro insecto? ¿Cuántos huevos puede poner una cigarra hembra? ¿Cuántas cigarras habitan una colonia?

Remington mantiene que su ciclo vital está regulado por lo que son esencialmente dos relojes corporales. Uno, que cree que está en los ganglios debajo del esófago, marca los años. Cuando llega a 17, el segundo reloj entra en acción. Le dice a las cigarras que saquen sus picos de las raíces de los árboles y empiecen a reptar hacia arriba.

Remington especula que el segundo reloj en un mecanismo fotosensible que puede detectar la luz, pero no puede explicar cómo se activa mientras las cigarras están todavía bajo tierra. Tampoco puede explicar cómo se puede cronometrar de forma suficientemente precisa para hacer que miles de cigarras salgan de sus túneles por millones de forma casi simultánea.

Cambios estacionales

Chris Simon, un biólogo evolucionista de la universidad de Connecticut, sugiere que los cambios estacionales en las hormonas o los aminoácidos vegetales en la dieta de raíces de las cigarras pueden afectar la cuenta atrás. En un artículo en la Revista Anual de Entomología, escribió que algunos entomólogos creen que el gatillo es la temperatura del suelo; cuando se calienta y los cuerpos de las cigarras alcanzan cierta temperatura están programadas para emerger. Pero Remington descarta esta teoría: "Si la temperatura del suelo fuera el factor crítico que les hace salir, eso sería terrible para las cigarras. Incluso en un pequeño valle existen lugares frescos y lugares cálidos. Eso les haría emerger de forma fraccionada en vez de en grandes oleadas y los predadores las eliminarían".

Simon ha encontrado que las ninfas, como se denominan las cigarras cuando se encuentran bajo tierra, no crecen todas al mismo ritmo. Sin embargo están prestas a emerger casi en el mismo momento cuando se cumplen los 17 años. Algunas han estado esperando en los túneles de salida durante un año.

Carolyn Klass, entomóloga de la universidad de Cornell, señala que aparentemente bajan y suben por los túneles. En días cálidos del mes pasado, hubo jardineros que las encontraron casi en la superficie. Pero en días más frescos retrocedieron a casi 10 centímetros de profundidad y esperaron otra semana antes de emerger.

Lo que no está en discusión es que las cigarras tienen un periodo juvenil y uno de los ciclos de vida más largos de cualquier insecto conocido. Algunas termitas viven entre 10 y 12 años, pero atraviesan rápidamente la adolescencia, y entran en una larga edad adulta. En el otro extremo del espectro, el ciclo de vida más corto es el de la mosca del vinagre, que vive *sólo 21 días.

Las cigarras del este de Estados Unidos tienen un periodo de 17 años, las del sur y del sudeste lo tienen de 13 años. Remington señala que son esencialmente los mismos insectos.

Los biólogos se dieron cuenta hace tiempo de que cada año emergían cepas diferentes de cigarras y pusieron a punto un sistema para mantener un registro de las diferentes cepas.

Dos de los subtipos documentados se han extinguido. Ahora existe una docena de cepas y las de este año son de la segunda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 1996