Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU suspende el referéndum en el Sáhara

Rendido ante las irreconciliables diferencias entre Marruecos y el Frente Polisario, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decidió ayer suspender el proceso hacia un referéndum en el Sáhara Occidental y reducir el personal de la ONU en la antigua colonia española. Este paso, que deja casi todas las esperanzas de paz reducidas a un diálogo entre las dos partes enfrentadas, ha sido tomado por recomendación del secretario general de las Naciones Unidas, Butros Butros-Gali. La resolución por la que se suspende el proceso de identificación de votantes, obstaculizado desde hace años por las demandas de marroquíes y saharauis, fue adoptada por unanimidad y sin debate previo.

Los miembros del Consejo de Seguridad manifestaron su frustración Por casi cinco años de infructuosas gestiones y su impaciencia ante el gasto económico que esa misión genera. Tal como propuso el secretario general, el mandato de la misión de paz (conocida por sus siglas, MINURSO) ha sido prorrogado por seis meses más. Pero sus efectivos han sido reducidos en un 20% (quedarán 230), y el Consejo ha advertido que esa fuerza podría ser eliminada por completo si no se producen avances significativos en las negociaciones de paz.El máximo órgano ejecutivo de la ONU mantiene formalmente el propósito de celebrar "lo antes posible" un referéndum "libre, equitativo e imparcial" en el Sáhara Occidental, y llama a las dos partes enfrentadas a colaborar en ese propósito. Pero fuentes de las Naciones Unidas dudan que pueda llegarse ya a la celebración de ese referéndum, mediante el método de registro de votantes que se llevaba hasta ahora.

El referéndum, de acuerdo con los términos del alto el fuego establecido en septiembre de 1991, había sido inicialmente previsto para enero de 1992. Antes y después de esa fecha, se produjeron, sin embargo, tales dificultades para identificar a los verdaderos votantes, que la ONU tuvo que postergar sus planes en m4inerosas ocasiones.

El Frente Polisario y otros observadores independientes se han quejado de que Marruecos trató de colar no menos de 100.000 votantes a los que se habría falsificado su origen para hacerlos pasar por saharauis. De esa manera, el Gobierno de Rabat pretendía ganar un referéndum que, de otra manera, tenía serio riesgo de perder.

El referéndum, en el que los participantes deben decidir si prefieren ser parte de Marruecos o crear un Estado independiente, había sido formalmente aceptado por las dos partes, pero con radicalmente diferentes criterios sobre el registro. El Frente Polisano quena que se respetara el censo elaborado por España antes de dejar el territorio del Sahara en 1975.

La única fórmula que fuentes de la ONU consideran viable para "resucitar" el referéndum es la de un diálogo directo entre las partes, quizás con la participación también de los países vecinos, Argelia y Mauritania. La resolución aprobada ayer se refiere veladamente a esa posibilidad en un párrafo en el que aboga por "nuevas medidas para fomentar la confianza a fin de eliminar los obstáculos".

Pero si el Consejo de Seguridad utiliza un lenguaje tan vago para referirse al diálogo directo es porque es consciente de que Marruecos se ha opuesto hasta ahora a esa solución de la forma más tajante. Nada hace pensar que Rabat pueda cambiar ahora de política.

La ONU intentará potenciar la negociación por medio de su oficina política, que quedará en el Sáhara al frente del representante especial del secretario general, Eric Jensen. El resto del personal civil de las Naciones Unidas -los 56 funcionarios de la Comisión de Identificación y los 44 policías que los protegían- abandonarán el Sáhara en pocos días más. El año pasado, el secretario general intentó modificar los términos de la identificación con el fin de acelerar ese proceso. Pero el Frente Polisario consideró que eso suponía darle la razón a Marruecos y amenazó con reanudar la guerra.

[Mohamed Abdulah Ahmd, representante del Frente Polisarío en Madrid, advirtió ayer que la suspensión del proceso del referéndum supone un fracaso del plan de paz y deja la puerta abierta "a cualquier alternativa, incluso la de volver a las armas", informa la agencia Efe. Ahmd aseguró que "España tiene una responsabildad histórica" en el Sáhara Occidental.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 1996

Más información

  • El Consejo de Seguridad sugiere que Marruecos y el Polisario negocien el fin del conflicto