Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neurólogos de EE UU hallan una de las piezas del rompecabezas de la esquizofrenia

Nuevos estudios relacionan el mal con anormalidades cerebrales del feto

Se acerca un cambio radical en el conocimiento científico de la esquizofrenia una enfermedad mental devastadora que padece el 1% de la población mundial. Los primeros síntomas aparecen habitualmente cuando la gente se acerca a la treintena pero, ahora, los neurocientíficos creen que las semillas de la enfermedad se siembran a menudo durante el desarrollo fetal. Al parecer, el defecto básico del cerebro de muchos esquizofrénicos es que algunas células nerviosas emigran a las áreas equivocadas y dejan pequeñas regiones del cerebro descolocadas o mal conectadas.

Esta clase de errores en la arquitectura neural puede tener una o más causas que todavía están por descubrir. Entre los principales síntomas de esquizofrenia se encuentran la apatía, un embotamiento de las emociones, alucinaciones y la escucha de voces interiores. Cuando estos síntomas se han manifestado, es típico que aparezcan y desaparezcan durante toda la vida de una persona.Los orígenes de la enfermedad han estado durante mucho tiempo rodeados de misterio. Atribuidos en su día a una comunicación pobre en el entorno familiar, actualmente la enfermedad se reconoce como una afección del cerebro, en vista de las diferencias entre los cerebros esquizofrénicos y los normales.

Principal candidato

Según David Shore, jefe del departamento de investigación de la esquizofrenia del Instituto Nacional para la Salud Mental de Estados Unidos, la idea de que estas diferencias surgen durante el desarrollo fetal "es una de las principales candidatas a explicar cómo se pueden haber producido los cambios que vemos en el cerebro de los esquizofrénicos".Pero esa teoría no resuelve todo el rompecabezas. Daniel Weinberger, jefe del departamento clínico de enfermedades cerebrales del citado. instituto, afirma: "Probablemente, la esquizofrenia consiste en muchas clases de problemas diferentes que convergen en el mismo síndrome, y no en una única enfermedad. Pero, a juzgar por los experimentos, la mitad o más de los casos de esquizofrenia parecen ser debidos a anormalidades en el desarrollo cerebral del feto".

Las pruebas de esa nueva teoría proceden de varias fuentes diferentes, entre ellas autopsias del cerebro de pacientes, películas caseras grabadas cuando los pacientes tenían sólo dos años y datos epidemiológicos.

Uno de los informes más convincentes, basado en tejido de autopsias y publicado este mes en los Archivos de Psiquiatría General, mostraba neuronas descolocadas en las áreas prefrontales de siete de los 20 cerebros de pacientes con esquizofrenia pero no había en ninguno de los 20 cerebros de personas sin la enfermedad. El estudio es el cuarto de esta clase que informa de células descolocadas en diversas partes de la corteza de esquizofrénicos.

Las células descolocadas son residuos inesperadamente grandes de la subplaca neural, una estructura que guía a otras neuronas al lugar que les corresponde.

La subplaca se forma aproximadamente en el cuarto mes de gestación. Desaparece gradualmente casi por completo durante el primer mes de vida una vez cumplida su tarea de conducir las neuronas hacia su lugar en la corteza.

Steven G. Potkin, psiquiatra en la Universidad de California, en Irvine, y coautor del estudio, explica: "La migración de células cerebrales a través de la subplaca neural tiene lugar casi completamente en el segundo trimestre de desarrollo del feto. Si se interrumpe esta migración, las células acaban en el lugar equivocado o hacen conexiones defectuosas y eso es lo que hemos encontrado en el cerebro de los pacientes esquizofrénicos. La distribución defectuosa de estas células indica una anormalidad en la subplaca".

Sobre la causa exacta de que la subplaca neural no consiga cumplir con su obligación sólo se pueden hacer conjeturas. Potkin especula con la posibilidad de que "haya una amplia variedad de causas, desde un mecanismo genético defectuoso hasta ataques medioambientales como el que la madre tenga un virus que penetre en la placenta, lo que interfiere en el funcionamiento de la subplaca neural en los meses críticos del desarrollo cerebral del feto".

Dos décadas

Una cuestión inquietante para los partidarios de la nueva teoría es por qué los síntomas de esquizofrenia no aparecen durante dos o más décadas si las anormalidades cerebrales existen desde el nacimiento. Una respuesta es que, en efecto, hay señales de futuros problemas a lo largo de la vida pero que son sutiles y se pasan por alto fácilmente.El Consejo Británico de Investigación Médica estudió a todos los niños nacidos en Gran Bretaña en la primera semana de marzo de 1946, y les examinó aproximadamente cada dos años hasta que cumplieron 43 años. Robin Murray, psiquiatra británico, descubrió sutiles diferencias infantiles entre los que después desarrollaron esquizofrenia.

Weinberger, que el ano pasado analizó en la publicación médica The Lancet, las pruebas que relacionaban problemas neurológicos con la esquizofrenia, afirma: "No había grandes anormalidades sino, por término medio, un modelo de maduración retrasada del cerebro. durante toda la vida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de mayo de 1996