Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soler ratifica como consejero al supuesto cerebro del 'caso Sóller'

Diez meses después de ser elegido presidente del Gobierno Balear en sustitución de Gabriel Cañellas, Cristófol Soler, del PP, nombró ayer en la práctica su propio Ejecutivo. Hasta ahora había gobernado -sin cambios- con los consejeros designados por su polémico antecesor. De la reestructuración destaca un dato: la ratificación del consejero José Antonio Berastáin, que ahora será titular de Trabajo y Fomento de la Ocupación y que fue el supuesto cerebro -cuando era secretario general del PP- de los pagos con las presuntas comisiones del caso Sóller.Este escándalo, en julio de 1995, desecadenó la caída de Cañellas y la exclusión de Berastáin de la cúpula del PP Balear. Soler ayer elogió la gestión institucional del consejero, con quien dijo tener "total sintonía". Berastáin es uno de los seis aforados del PP implicados en el sumario por presunto cohecho.

El consejero Berastáin expresó públicamente semanas atrás sentirse maltratado y pisoteado con la solución que José María Aznar impuso para determinar las responsabilidades políticas del caso Sóller. En la SER manifestó: " Considero que se podrían haber hecho las cosas mucho mejor. Se podría haber tenido más tacto con las personas. Se podría haber evitado pisotear a la gente. Ya veremos, cada uno tiene su momento".

Otros aspectos del nuevo Gobierno son la política de continuidad de la normalización del catalán propio, con la salida del antiguamente contestado Tomeu Rotger y el ascenso a la consejería de Cultura de Joan Marí, filólogo y profesor, y la llegada a la consejería de Turismo de una ex directora de hotel, filóloga y e independiente, Ina Martínez.

Se crean las consejerías de Medio Ambiente, bajo la dirección de Guillem Camps, y Benestar Social, con Joana Aina Vidal. En Hacienda llega el liberal Francesc Fiol, apartando a Jaume Matas a Agricultura e Industria. En Sanidad entra Bartomeu Seguí, sigue la vicepresidenta Rosa Estarás y adquiere más relevancia en Obra Públicas Tomeu Reus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de mayo de 1996