El sexo de la ansiedad

Cuando se deprimen, hombres y mujeres lo hacen de forma distinta. La abogada matrimonialista Elisabeth Ortínez, miembro de la Asociación Catalana de Mujeres de Carreras Jurídicas, asegura que, en las mujeres, la incertidumbre y el miedo al futuro durante los procesos de separación son causa muy común de trastornos psicológicos."Es frecuente", indica, "que durante la separación surja una depresión en las mujeres, especialmente las que no trabajan fuera de casa, hasta el punto que muchas de ellas deben ponerse en tratamiento médico".

"Se explica porque deben volver a empezar, buscarse otra forma de vida, no tienen recursos, y a ello se suma el miedo a la pérdida de los hijos", manifiesta la abogada matrimonialista.

Más información

Esta situación suele durar algo más de un año, según Ortínez. Después las cosas cambian, pues las mujeres" normalmente se curan del síndrome depresivo cuando la sentencia de separación o divorcio es ya definitiva. "Entonces, las mujeres resurgen, profesional y personalmente, de modo sorprendente. Pasan a ser dueñas de su vida. Hay, en cambio, algunos casos, los más graves, sobre todo cuando pierden los hijos, o bien las más inseguras, o las que padecen agresiones de sus ex maridos, en que las depresiones se agravan o se prolongan durante muchos años".

También la convivencia y el matrimonio son, paradójicamente, fuentes de depresión para las mujeres. Cuando los hijos se hacen mayores y la mujer entra en una rutina en la que no tiene nada gratificante, se da otra de las situaciones de riesgo.

El hombre, en esas situaciones, parece disponer de otros recursos. "En las separaciones, normalmente se enfada o, incluso, desarrolla comportamientos agresivos y paranoicos, deja de pagar Ia pensión, pero procesos depresivos se dan muchos menos", opina la abogada matrimonialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de mayo de 1996.

Lo más visto en...

Top 50