Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO GAL'

Garzón toma medidas cautelares contra Cassinello y le acusa de participar en la creación de un 'GAL verde'

El general Andrés Cassinello, jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil en la etapa de actuación de los GAL, fue acusado ayer por el juez Baltasar Garzón de un delito de integración en banda armada en el caso Oñederra.Garzón estima que Cassinello "participó de forma activa" cumpliendo órdenes superiores, en la formación de un grupo de la Guardia Civil de Intxaurrondo -un GAL verde- que actuó en la guerra sucia contra ETA. Tras la comparecencia del general en la Audiencia Nacional, el juez ordenó una serie de medias cautelares contra Cassinello, entre ellas su presentación mensual en la Audiencia, la obligación de comunicar cualquier salida del territorio nacional y que notifique su domicilio actual y los cambios del mismo.

Cassinello compareció en la Audiencia Nacional acompañado de su abogado, Antonio Bernal, y se acogió a su derecho constitucional de no declarar hasta que el juez Garzón resuelva su petición de que el sumario pase al juzgado central de instrucción número 2. Según la defensa de Cassinello, fue este juzgado el que tuvo conocimiento de las primeras acusaciones contra el cuartel de Intxaurrondo, y debe ser, por tanto, el que que instruya el caso.Cassinello alegó estar indefenso, ya que no había sido informado de los hechos que se le imputan. Adujo que la declaración de secreto del sumario Oñederra es una mera formalidad, ya que el imputado es el último en enterarse de las informaciones que a diario aparecen sobre la causa.

Tras la negativa del general Garzón dictó un auto según el cual, en septiembre de 1983, Cassinello, que entonces era Jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil, "cumpliendo órdenes de sus superiores e impartiéndolas a sus subordinados", intervino "de forma activa" en la formación de un grupo de personas y funcionarios vinculados al cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo (San Sebastián) para actuar contra miembros de ETA. El superior jerárquico de Cassinello era el general José Luis Aramburu Topete, entonces director de la Guardia Civil y actualmente en la reserva.

La misión de este grupo era, según Garzón, "hacer frente en forma violenta a ETA a través de la ejecución de los actos ilegales necesarios contra presuntos miembros de esa organización que se desarrollaron a partir de aquella fecha y en los años siguientes, en forma paralela con otros que se investigan en el Tribunal Supremo". Según el auto, "en este momento procesal no existe constancia de la presunta participación de Cassinello en los hechos concretos, asesinatos consumados y frustrados cuyo esclarecimiento se persigue".

Garzón señala que Cassinello participó, "en cumplimiento de las órdenes de sus superiores, en solicitar de la AOME [Agrupación Operativa de Misiones Especiales del Cesid, que dirigía el coronel Juan Alberto. Perote] la elaboración de un sello con las siglas GAL que fue entregado al Ministerio del Interior para que se utilizara en las reivindicación futura de atentados ejecutados por aquella organización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de mayo de 1996

Más información

  • El general se negó a declarar en el 'caso Oñederra' porque desconoce los hechos que se le imputan