Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CECA y las cajas rurales denuncian al grupo bancario público por utilizar la red de Correos

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y las cooperativas de crédito (cajas rurales) han decidido presentar ante la Dirección General de la Competencia, dependiente del Ministerio de Economía, una denuncia por competencia desleal contra Argentaria, por la utilización de oficinas de Correos y carteros rurales para captar depósitos.Fuentes de las cajas precisaron que la denuncia se hará efectiva a lo largo de la semana próxima y que las medidas adoptadas por las, cooperativas de crédito serán más amplias. En el consejo celebrado ayer, éstas decidieron presentar sus quejas, ante el Banco de España, la Secretaría General de Comunicaciones (dependiente del Ministerio de Fomento) y la jurisdicción ordinaria. La decisión de la CECA fue adoptada en el consejo celebrado en el mes de abril, aunque su puesta en práctica dependía de la resolución que adoptasen definitivamente las cooperativas.

Los argumentos que sirven de base para los escritos que sustentan la denuncia son que las prácticas de Argentaria contravienen la Ley de Disciplina e Intervención Bancaria, la normativa sobre el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y la normativa sobre seguridad y transporte de fondos.

La relación entre Argentaria y Correos data de un acuerdo suscrito en 1992, en virtud del cual el grupo bancario podría utilizar la red postal dentro del programa Red Nexus.En un principio, el volumen de negocios captado por este mecanismo no fue excesivo. Sin embargo, en 1995, Argentaria logró sumar 110.968 millones de pesetas en las más de 1.600 oficinas de Correos repartidas por España. Una cifra que, según los cálculos iniciales del grupo bancario, podría alcanzar los 400.000 millones de pesetas en 1996. Estos resultados fueron los que alertaron a las cajas de ahorros y rurales, competencia directísima de la Red Nexus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de mayo de 1996