Dos homosexuales y dos lesbianas tienen y comparten un hijo

El niño nació por inseminación artificial

Dos varones británicos homosexuales y una pareja de lesbianas comparten la educación y los cuidados del niño que tuvieron hace dos años por medio de la inseminación artificial. Una de las mujeres, enfermera, efectuó la operación con el semen de uno de sus amigos. La noticia del nacimiento ha coincidido con la publicación de un informe sobre esterilidad, emanado de la Iglesia de Escocia, y contrario a que parejas del mismo sexo "conciban hijos por medios no naturales".

El cuarteto trata ahora de tener otro bebé de la misma forma, según el rotativo Daily Express. Como viven muy cerca, el pequeño pasa temporadas en los dos hogares. Los amigos de ambas parejas reconocen que el acuerdo resulta algo extraño. "Sin embargo, nadie esconde sus inclinaciones sexuales y las cosas van bien. Los servicios sociales tampoco se han interesado demasiado. El chico está contento y no hay problemas", han dicho. Para la Asociación Médica británica, la única preocupación sería que uno de los miembros de esta peculiar familia tuviera el sida. "Si se hicieron las pruebas antes del embarazo y el resultado ha sido negativo, nadie puede afirmar que los padres heterosexuales sean mejores que las parejas homosexuales", han señalado sus portavoces.Según el rotativo Gay Scotland, estos pactos son cada vez más corrientes en el Reino Unido. Parejas de lesbianas embarcadas en relaciones estables y duraderas buscan a menudo homosexuales que quieren tener un hijo a través de sus páginas. El propio Daily Express señalaba ayer que muchas de estas inseminaciones artificiales se efectúan a domicilio y sin la presencia de médicos. El Ministerio de Sanidad ha reconocido que cualquiera puede acudir a una clínica o hacerlo en su casa "siempre que no sea con fines comerciales". La madre es considerada el progenitor legal. El padre debe ratificar sus derechos ante el juez. En uno de los casos más recientes, no obstante, un tribunal escocés negó la adopción de un niño minusválido a una pareja homosexual.

La Iglesia de Escocia comparte esta opinión. El informe recién publicado excluye a los homosexuales de cualquier técnica de reproducción asistida. Aunque no niega su capacidad, y la de los padres o madres solteros, para querer a sus hijos, "éstos necesitan modelos de ambos géneros para desarrollarse como seres humanos completos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50