Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL NUEVO GOBIERNO

JUAN COSTA CLIMENT

Secretario de Estado de Hacienda

EL PAIS, El nuevo secretario de Estado de Hacienda, Juan Costa Climent, apareció en la arena política por primera vez en la pasada legislatura. Venía de una empresa auditora, Ernst and Young, y tuvo que ponerse rápidamente a tono para defender las propuestas de su partido en tres reformas fiscales de las que marcan época: el nuevo delito fiscal, la Ley General Tributaria y la Ley del Impuesto de Sociedades.

Su juventud -ahora tiene 31 años recién cumplidos- le hizo vacilar en algún momento, pero supo negociar y conseguir que algunas de sus propuestas salieran adelante. Costa. llega al Ministerio de Hacienda con la mitad de lo que antes era la Secretaría de Estado, ya que no asumirá las competencias sobre el Presupuesto. Lo suyo son los impuestos.

Nació el 10 de abril de 1965, en Castellón de la Plana. Es licenciado en Derecho y máster en Asesoría de Empresas, formación que le ha proporcionado su profesión como docente en el Instituto de Empresa, y tiene antecedentes familiares vinculados al mundo de la política, entre ellos su madre, María Dolores Climent, concejala del Ayuntamiento de Castellón desde 1991. Fue gerente de Ernst and Young.

En la actualidad es miembro de Nuevas Generaciones del Partido Popular y también de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular. Fue elegido diputado al Congreso de los Diputados por Castellón. En la V Legislatura irrumpió en la tribuna del Congreso de los Diputados como portavoz del Grupo Popular para temas fiscales. A principios de 1996 fue nombrado candidato número uno por Castellón con el Partido Popular a las últimas elecciones generales, celebradas el 3 de marzo.

De carácter serio, tímido y un gran trabajador, a sus 31 años es una de las figuras clave del equipo económico del PP, así lo confirma su nombramiento como secretario de Estado de Hacienda.

Está casado con Ana Valverde y tiene un hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 1996