Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:AULA LIBRE

La 'ciberuniversidad',¿realidad cercana?

Hoy nadie se extraña de la llegada del hombre a la luna, reserva romántica en exclusiva para poetas y enamorados. Cuando Julio Verne se imaginó y soñó El viaje a la luna o Dos mil leguas de viaje submarino, las tripulaciones espaciales y la navegación bajo el agua eran puras fantasías irrealizables e imposibles, pero en la actualidad es una realidad incuestionable, que no produce asombro a nadie.¿Cómo será la universidad dentro de 50 años o un siglo? ¿Se parecerá en algo a la actual? ¿Qué quedará de ésta? ¿Qué está haciendo la universidad como centro de investigación avanzada y vigía que espía y adelanta el futuro de la sociedad para adaptarse, inventar y adelantarse ella misma al futuro de la comunicación multimedia?

¿No es obvio que el futuro de la institución universitaria como investigadora y educadora de amplias capas sociales proyectará su acción a través de los sistemas multimedia interactivos, las redes video-computadorizadas y el ciberespacio que harán que la universidad, en su raíz fundacional y fundamento etimológico (universo), adquiera el rango en tiempo real de universalidad, de poder estar en todo el mundo, en todas las casas a través de video-internet?

¿No va a ser posible pronto para cualquier universidad difundir y vender a distancia por Internet sus cursos, sus materiales multimedia, sus adelantos y técnicas de investigación, desarrollo y formación profesional. en cualquier parte del mundo?

¿No será cierto que en menos de diez años, sin salir de su casa, cualquier ciudadano del Japón, Cuba, Laponia, Buenos Aires.... podrá cursar, por ejemplo, la maestría en creatividad de la universidad española de! Santiago de Conpostela?.

No estamos ya ante la ciberuniversidad, un centro espacial o cósmico, que permitirá a cualquier alumno del mundo, de cualquier edad, confeccionar su carrera a la medida, a la carta, con menús de los cursos multimedia más sabrosamente guisados y dirigidos por los chefs más brillantes de las universidades de Stanford u Oxford, Harvard o la Sorbona, Manchester o Salamanca obteniendo un título multiuniversitario mundialmente homologado?

¿Qué están haciendo los equipos rectorales, los departamentos y los profesores de la Universidad española para evitar quedarse reducidos a estatuas de sal mirándose en el ombligo del pasado? ¿Se preocupan de diseñar mieromódulos de formación e investigación de sistemas interactivos multimedia de la máxima calidad didáctica para un aprendizaje autónomo, grato y eficaz por parte de cualquier potencial aprendiz?

¿En la ciberuniversidad no desaparecerán las aulas masificadas tendiendo a la individualización personificadora y configurándose en múltiples miniequipos de investigación y formación en temas específicos, conectados con otros equipos avanzados del mundo? ¿Será imposible el aburrimiento discente?

En la ciberuniversidad cercana los problerrias actuales y las discusiones poco eficaces sobre los nuevos planes de estudios, ¿no resultarán mera palabrería vacía y sin sentido dentro de diez años?

David de Prado es director del Master Internacional de Creatividad de la Universidad de Santiago de Compostela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 1996