Un hombre muere golpeado por un tren al pasear por un apeadero

Jose Luis Martín Blanco, vecino de Madrid, de 67 años, murió atropellado el pasado miércoles por el Talgo Madrid-Cartagena cuando paseaba, junto a su mujer, por el apeadero de la línea de cercanías de la localidad de Ciempozuelos (12.992 habitantes), según la Dirección General de la Guardia Civil.El accidente sobrevino cuando la víctima y su esposa esperaban el tren de cercanías de la línea Atocha-Aranjuez para volver a Madrid. El efecto producido por el rápido paso de la máquina, que no se detiene en la estación de Ciempozuelos, arrastró al hombre hacia los vagones. La víctima se golpeó la cabeza con la máquina. Luego salió despedido contra las piedras de una vía contigua en desuso, según explicó su mujer a los ferroviaros.

El impacto contra el tren le produjo un corte letal en la cara. Falleció en el acto. El hombre fue atendido en el mismo lugar por una médica que viajaba en el tren Talgo, que se detuvo a medio kilómetro de la estación de cercanías de la localidad de Ciempozuelos.

Por otra parte, en la línea férrea Cercedilla-Cotos hubo otro dramático accidente ese mismo viernes. Un niño de 13 años que circulaba en bicicleta fue arrollado por el tren a las seis de la tarde. Sufrió heridas de pronóstico reservado.

Según la Guardia Civil, el menor corría en paralelo al tren a su paso por la localidad de Cercedilla. Al intentar cruzar un paso a nivel, la máquina le golpeó, según explicaron fuentes policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de abril de 1996.