Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atacada con granadas la academia de la Ertzaintza

ETA respondió de inmediato a la detención del activista Valentín Lasarte con el lanzamiento de granadas anticarro contra la academia de la Ertzaintza en Arkaute (Vitoria).Las instalaciones de la policía autónoma fueron atacadas a las tres de la madrugada de ayer con tres granadas, de la marca Meka, de las que sólo una impactó en la techumbre de un frontón. La explosión causo daños materiales de escasa consideración. En el momento de producirse el atentado dormían en la academia 700 personas, entre alumnos e instructores de la policía vasca.

Las granadas fueron lanzadas con una serie de cuatro tubos colocados a unos 100 metros de distancia de la fachada de la academia de la Ertzaintza, situada al borde de la carretera nacional I en las afueras de Vitoria. Los lanzagranadas, de fabricación casera, contaban con temporizadores que permitieron arrojar los artefactos sin presencia de los activistas.

Los tubos fueron localizados a las siete de la mañana por agentes de la policía que rastreaban las inmediaciones de la academia desde un helicóptero. Se encontraron escondidos entre unos matorrales situados al otro lado de la carretera.

Dos de las granadas cayeron en un patio, pero no ocasionaron daños, a pesar de que una de ellas impactó a sólo 10 metros del dormitorio de los alumnos. Otro artefacto impactó sobre el tejado de uno de los frontones, "sin suponer peligro alguno para las personas que se encontraban en el interior de la academia", según precisaron los portavoces del departamento de Interior. La cuarta granada quedó atascada en el interior del tubo por un fallo en el mecanismo del temporizador.

ETA cometió un atentado similar el pasado enero contra el cuartel de la Guardia Civil en Urdax (Navarra), localidad limítrofe con la frontera francesa, donde vivían 23 familias. Una granada impactó en un pabellón causando importantes destrozos. Los proyectiles fueron lanzados, también con tubos provistos de temporizadores, desde 300 metros.

Por otra parte, un grupo de jóvenes encapuchados incendió, a las 17.45 de ayer, un autobús urbano en Hernani (Guipuzcoa) para protestar por la detención de Lasarte. Los alborotadores obligaron a los viajeros a abandonar el vehículo y posteriormente lanzaron varios cócteles molotov contra el autobús, que quedó totalmente destruido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de marzo de 1996