Derechos Humanos

Una credibilidad en juego

La credibilidad de todo el sistema de protección de los derechos humanos de las Naciones Unidas está en juego a partir de hoy y hasta el 26 de abril, cuando se celebra en Ginebra el 52' periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.Estados con una pésima trayectoria han eludido en el pasado el examen de la comisión, ya que las demás naciones rehúsan emprender acciones, en beneficio de sus propios intereses. Las consecuencias son dramáticas para millones de personas, que ven así perdidas las últimas esperanzas para detener la acción represiva de sus propios Gobiernos.

Amnistía Internacional ha publicado un llamamiento para la acción sobre el trabajo de la comisión (Ior 41/02/96/s), en el que se pide una atención prioritaria sobre la situación de los derechos humanos en cinco países: China, Colombia, Indonesia (Timor Oriental), Nigeria y, Turquía.

Amnistía Internacional ha pedido también una especial atención al proyecto de declaración sobre los defensores de los derechos humanos y al proyecto de protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura y Otras Formas de Tratos o Penas Crueles. Este protocolo permitiría la crea ción de un sistema mundial para la inspección de centros penitenciarios como vía para prevenir la comisión de torturas y otros malos tratos. Uno de los países destacados es Turquía, donde AI considera que, las violaciones de los derechos humanos siguen siendo generalizadas. Sin embargo, no será objeto de denuncia en la comisión, que ha ignorado, por ejemplo, el informe del Comité contra la Tortura publicado en 1993, según el cual en Turquía se practica la tortura de forma sistemática.

En China la situación de los derechos humanos es cada vez más grave, como ha denunciado Al recientemente al lanzar una campaña y un informe titulado Nadie está a salvo. Desde 1991, algunos miembros de la comisión han criticado sus métodos, pero hasta 1995 este país ha evitado con éxito el escrutinio de la comisión a través de mociones de procedimiento "para no tomar ninguna medida". Sin embargo, el año pasado se votó un proyecto de resolución que expresaba la preocupación por la situación de los derechos humanos en China, que fue derrotado por estrecho margen.

En cuanto a Colombia, la comisión tendría que tomar, en serio las conclusiones y recomendaciones realizadas por dos relatores especiales después de su visita conjunta a Colombia el año pasado. Al considera que la situación de los derechos humanos ha seguido deteriorándose en 1995, y que es necesario que se nombre un relator especial.

En cuanto a Timor Oriental, el Gobierno indonesio no tomó ninguna medida en torno a las recomendaciones del relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias. La comisión no ha reconocido que las violaciones de derechos humanos son sintomáticas de una pauta de violaciones de derechos humanos en toda Indonesia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Por otro lado, AI considera imprescindible el establecimiento de un mecanismo mundial preventivo destinado a inspeccionar los centros penitenciarios como vía para evitar la tortura y los malos tratos. El número de Estados que han participado en el grupo de trabajo responsable de esta iniciativa ha sido relativamente reducido, por lo que AI pide a todos los Gobiernos del mundo que colaboren en la creación de un sistema eficaz y ampliamente respaldado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de marzo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50