Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navidul recibe la primera licencia para exportar jamones a Estados Unidos

El grupo Navidul, una de las principales firmas españolas en el sector de la industria cárnica tras la compra el pasado año de Revilla a la multinacional Unilever, con una facturación de 40.000 millones de pesetas, ha obtenido el certificado de Estados Unidos para la exportación e jamones serranos a ese país. Esta decisión de las autoridades sanitarias norteamericanas, supone la culminación de un largo proceso de negociaciones entre las administraciones de España y Estados Unidos, así como de la realización de fuertes controles en la producción española.Navidul, empresa manchega de carácter familiar pero donde han tomado ya importantes parcipaciones grupos financieros, es líder en el sector del jamón serrano en el mercado nacional y actualmente tiene abiertas filiales en Francia y en Argentina. Las ventas de jamones en el exterior supusieron el último año unos 1.200 millones de pesetas.

Según fuentes de Navidul, con la apertura de este mercado se espera dar salida a unas posiblidades de producción que estaban bloqueadas debido al estancamiento del consumo en el mercado interior. Para la exportación de jamón serrano, las autoridades norteamericanas han expedido certificaciones para las plantas de Torrijos y Olías (Toledo) y se espera que en breve plazo también tenga la certificación la planta de Candelarío (Salamanca). Mariano Maraver, consejero de Agricultura de Castilla La Mancha, ha animado a otras empresas a esforzarse para lograr la misma certificación como vía para llegar al mercado mundial.

Los actuales niveles de ventas de jamón serrano en Estados Unidos no son muy elevados con una cifra en el entorno de los 30 millones de piezas. Según fuentes de Navidul, no se han hecho previsiones sobre las posibilidades de venta en ese mercado. Medios de la Administración y la empresa coinciden en la importancia de esta certificación, no por el volumen del jamón que se pueda colocar a corto o medio plazo en ese mercado, sino por lo que supone de imagen para el producto y la posibilidad abrir puertas en otros países con gran potencial de consumo que se habían cerrado en el pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de marzo de 1996