Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres y Dublín intentan impulsar en Belfast el proceso de paz en el Ulster

Una nueva e incierta fase para el proceso (de paz del Ulster comenzó ayer en Belfast. Altos representantes de los Gobiernos de Londres y de Dublín iniciaron la primera sesión de conversaciones preparatorias de las futuras negociaciones multipartidistas previstas para el 10 de junio próximo. La inauguración de estas "conversa

ciones de proximidad, propuestas por Dublín y que se prolongarán por espacio de 10 días, estuvo marcada por la ausencia de los dos principales partidos unionistas, que habían sido invitados, y la presencia inesperada de los líderes del Sinn Fein, rama política del IRA, que no fueron invitados y a los que se impidió el acceso a los edificios gubernamentales.El encuentro, un tanto desprovisto de contenido a la vista de la respuesta unionista, forma parte del paquete de decisiones para reconducir el proceso de paz del Ulster, acordado el pasado miércoles por los primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, John Major y John Bruton, respectivamente.

El ministro británico para Irlanda del Norte, Patrick Mayhew, y su colega irlandés de Exteriores, Dick Spring, se encontraron con pocas visitas en el castillo de Stormont, sede del antiguo Parlamento regional, a las afueras de Belfast. Tanto Ian Paisley, líder del radical Partido Unionista Democrático, como David Trimble, hombre fuerte del mayoritario Partido Unionista del Ulster, se han negado a acudir, entre otras razones porque ambos rechazan la autoridad de Spring, y del Gobierno de Dublín, en temas :internos del Ulster. Trimble, sin embargo, no ha descartado la posibilidad de sumarse a los debates más adelante, aunque posiblemente en Londres, y no en Belfast.

De momento, sólo el partido católico mayoritario, el Partido Socialdemócrata y Laborista, que lidera John Hume, y Alianza, un partido con escaso relieve integrado por católicos y protestantes, además de uno de los grupos políticos que representan a los paramilitares protestantes, acudieron ayer a la cita.

La intención de estas conversaciones es desbrozar el calendario político del proceso, precisando el modelo de elecciones que se celebrarán en la provinci y el propio esquema al que se sujetarán las negociaciones. La incógnita es saber si el IRA está dispuesto a ofrecer un nuevo alto el fuego antes de junio, para permitir al Sinn Fein tomar asiento en la mesa negociadora.

Antes de eso, se supone, el pueblo de Irlanda del Norte deberá ir a unas elecciones y elegir a quienes les representarán en dicha ronda de díalogo.

El modelo de elecciones es una de las cuestiones más espinosas a dirimir por los asistentes a las conversaciones inauguradas ayer en el castillo de Stormont. Existe la posibilidad de establecer una única circunscripción en la provincia eligiendo en ella a los representantes más votados. Esta fórmula es apoyada tanto por lan Paisley como por John Hume. Mientras, el unionista Trimble quiere establecer un esquema más complejo por las 18 circunscripciones, que, de ser elegido, representaría una seria amenaza para la supervivencia de los partidos menores.

Antes de la inauguración de las conversaciones. de Stormont, John Bruton volvió a hacer un llamamiento al IRA para que restaure el alto el fuego, roto con una potente bomba que causó dos muertos y enormes destrozos en Londres el 9 de febrero pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996

Más información

  • Impiden al Sinn Fein acceder al lugar del encuentro británico-irlandés