Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Tierra y libertad", Cesar a la mejor película extranjera

Los profesionales del cine francés eligieron anoche Tierra y libertad, la coproducción británico-española dirigida por Ken Loach, como mejor película no francófona de 1995. Si en España esta cinta sobre la guerra civil no pudo ser galardonada con un Goya por problemas de identidad nacional, en Francia lleva meses elogiada por los crítico. Los galardones de los Cesar no siempre fueron recibidos con la misma unanimidad, excepción hecha del otorgado a Annie Girardot como mejor segunda actriz y que tuvo carácter de homenaje.También hubo quórum para coronar el cine sabio de Claude Sautet, cuya Nelly y el señor Arnaud se llevó el premio al mejor intérprete masculino, Michel Serraut, y otro al mejor director. A continuación ya empezaron las sorpresas. La mejor película del año, El odio, de Mathieu Kassovitz, en el que sus méritos se confunden con su oportunidad para presentarse como fenómeno de sociedad.

Las dos grandes derrotadas fueron Hussard sur le toit y Le bonheur est dans le pré. A la primera, que recibió dos premios menores, no se le ha perdonado el que haya sido concebida a la americana. A la segunda se le reprocha su supuesta ideología populista. El premio a la mejor actriz recayó en Isabelle Huppert, espléndida en La ceremonia, de Chabrol. Como mejor debutante se escogió a Sandrine Kiberlain. Su equivalente masculino fue Guillaume Depardieu, por Apprentis.

La ceremonia tuvo un innovador tono corrosivo, con parodias y chistes crueles para todos. Sólo la emoción sincera de Annie Girardot hizo recordar que todo ese humor a veces se vive dolorosamente. Pero para evitar que el espectáculo se detuviese se contaba con Lauren, Bacall, que recibió un César honorífico -como el director Henri Verneuil-, y con la comedia musical americana, que fue objeto de un homenaje que apareció casi como un entierro definitivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de marzo de 1996