Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:Elecciones 3 de marzoLOS IDOS Y VENIDOS IDE MARZO

Cosas de la PPharándula

Es una pena que Antonio Banderas no disponga en este momento de una serie televisiva en emisión, como la tuvo Candice Bergen cuando su personaje Murphy Brown se convirtió, durante las elecciones norteamericanas, en el blanco de los odios del niño límite y, a la sazón, vicepresidente norteamericano con Bush, Dan Quayle. Sería la mar de entretenido que Murphy Banderas aliñara sus apariciones con suculentas morcillas sugeridas por los dislates que se le van ocurriendo a Anson Quayle, desde el diario Abc, como consecuencia del cabreo por la actuación de nuestro actor más internacional. a favor del voto al PSOE en uno de los videos electorales. Resulta bastante mezquino, y sobre todo, desinformado, aciasar de corrupción a una star que tiene un caché de cinco millones, de dólares por película.A falta de semejante solaz, disponemos de otros. Por ejemplo, ese José María Aznar entregado a la morería durante su reciente paso por Melilla. La derechona melillense, que goza de pasear a los visitantes incluídos periodistas poco avezados por un itinerario fijo destinado a cultivar la especie de que en Melilla no hay racismo, había acompañado al líder supremo a visitar a, un comerciante judío, tras lo cual le llevaban a cumplimentar a otro negociante de plantilla, esta vez indio. Por el camino decidieron soltarle a unos musulmanes adiestrados, algunos vestidos con impolutas chilabas blancas, adquiridas para la ocasión. Al paso de Aznar hiciéronse ellos los encontradizos -"Ahora, ahora", les estimulaban los de la claque- Viéndose el templado líder frente al coro de Aida, tuvo oportunidad de preguntarles qué tal había ido el Ramadán, y quedar inmortalizado para la foto en plan José María de Arabia.No todo son buenos momentos. Hace unas noches, en el Centro Cultural de la Villa, se celebró una velada, con el patrocinio de la Fundación de la Prevención Escolar y Laboral contra la Droga, bajo el enunciado"Puccini y la mujer". En dicho acto, y no me pregunten la razón -salvo que, en una reencarnación anterior, haya sido Madame Butterfly-, actuaba como maestro de ceremonias el visionario Octavio Aceves, frecuente acompañante de María José Cantudo; Para reforzar, fue llama da Concha Márquez Piquer, en calidad de presentadora, leyendo un texto que le dieron. En un momento dado le tocó leer la siguiente frase de Thomas Edison: "Los hombres mueren, los gobiernos cambian, pero La Bohéme será eterna". Y a la gentil tonadillera, miembro de la de rechatriz -presentada en sociedad hace unas semanas en el madrileño Teatriz-, le pareció que podía marcarse una chuleta y, encaramadá sobre sus rojos tacones de aguja, añadió: "Yo apostillo: los hombres mueren, los gobiernos cambian, eso espe ro, Dios mío, que cambien gracias a Dios, y La Bohéme será eterna". Hizo una pausa de veterana cómica sperando el aplauso, que fue tími do, mientras un an sector le dedicaba un abucheo de reglamento. Nerviosísima, increpó a los que la, abroncaban afirando que ella es una demócrata, y que si los demás lo fueran la dejarían hablar. Desde abajo se le dijo que, precisamente, por que hay libertad de expresión la abucheaban. Tuvo que dejar el escenario, no sin lanzar este mensaje.críptico:"Me voy delescenario, pero quiera Dios todopoderoso que a ustedes no les falte el pan para sus hijos". Espero que no le den el Ministerio Lola Puñales (venganzas varias).

Y acabo con un aviso para transeúntes: el Partido Popular ha colocado a 17 mujeres en Madrid, llamadas esquineras, en plan experiencia piloto para impartir doctrina en cuanto a los propósitos del partido.

Espero que nadie las haga una proposición indecorosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 1996