MÉXICO

Despedida triunfal de Lomelín

Rancho / Lomelín, Olmo, RonderoToros de Rancho Seco (dos de regalo), terciados y resabiados, salvo 4º. Antonio Lomelín, que se despidió del toreo: ovación y salida al tercio; dos orejas; salió a hombros. Mario del Olmo: petición y vuelta; silencio; palmas. Carlos Rondero, que confirmó la alternativa: aviso y silencio; silencio; palmas.

Monumental Plaza México, 18 de febrero. Media entrada.R. V. VILLALOBOS

Emotiva y triunfal fue la despedida de Antonio Lomelín pues se enfrentó a su último astado, Segador, como un novillero en busca de cartel y no como un veterano con 28 años y tres meses de alternativa.

Inició su valiente faena a un ejemplar con movilidad en la soledad del platillo con un cambio por la espalda. Se encaminó al tercio e instrumentó ajustadas y artísticas series de redondos y naturales en las que hubo inspiración, concluyendo su labor con crispantes manoletinas mirando al tendido. Tras recibir los trofeos y dar vuelta y media al ruedo, Manuel Capetillo y Joselito Huerta, sus padrinos de alternativa y confirmación respectivamente, le cortaron el añadido y, al compás de Las golondrinas y gritos de "¡torero!", dieron la vuelta al anillo.

Al feo segundo bovinos que se apagó y acabó soso y áspero, el diestro de Acapulco lo metió al engaño y con tranquilidad lo toreó con reposo y buen gusto. Al salir al ruedo el sexto, trató de brincar al callejón sobre el burladero de matadores y pateó a Lomelín en un párpado y en el pecho. El torero pasó a la enfermería, pero salió para ser sacado a hombros y concluir así su brillante despedida. ¡Qué ironía! Sufrió su último percance en el burladero y ya retirado.

Mario del Olmo saludó con bellas verónicas al débil e incierto tercero. Con tranquilidad y decisión hizo su tarea con la pañosa a un cornúpeta que iba paso a paso y tuvo buenos detalles. Al bravucón quinto lo recibió de hinojos con una larga cambiada pero con la sarga sólo consiguió pases aislados por lo tardo y probón del morlaco. Con el afán de triunfar regaló un sobrero, pero éste no embestía y acudía sólo para tirar derrotes. Al instrumentar un mulinete fue alcanzado en la entrepierna y lanzado al aire como pelele; pero, sin inmutarse, terminó lidiando a la alimaña.Carlos Rondero confirmó la alternativa con un marrajo que traía mucha química, pues se colaba y sólo pudo hacerle, trasteo de aliño. Al marmolillo sexto, el único con presencia, lo banderilleó sin éxito y su trabajo con la pañosa desmereció mucho. Como también buscaba triunfar regaló el otro sobrero y ahora sí se lució con los palitroques. Aunque el burel tenía medio viaje y punteaba, a base de estar en la cara de la res logró dos aceptables tandas de redondos.

José Tomás, herido grave

El diestro español José Tomas sufrió el domingo una grave cornada cuando lanceaba a su segundo toro, en la corrida que se celebró en Autlán de la Grana (México), informa Efe. El percance impresionó al público por la fuerte hemorragia que produjo, y afecta a las venas safena y femoral.

El torero -que había dado la vuelta al ruedo en su primer toro- fue intervenido quirúrgicamente en la clínica de la seguridad social de la mencionada población y ayer se encontraba fuera de peligro, en condiciones de ser trasladado al hospital de Guadalajara, capital del estado mexicano al que pertenece Autlán de la Grana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de febrero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50