El ganadero Gabriel Rojas, inhabilitado, seis meses y multado con nueve millones de pesetas por 'afeitado'

Es la sanción mas alta impuesta por fraude en las reses de lidia

El ganadero sevillano Gabriel Rojas ha sido, sancionado con nueve milones de pesetas y seis meses de inhabilitación para lidiar en Andalucía por manipulación fraudulenta de las astas (afeitado) de tres toros de su propiedad, lidiados el 14 de agosto de 1994 en la plaza gaditana de El Puerto de Santa María. La sanción es la más alta que se haya dictado desde que está en vigor el actual reglamento.

La gravedad de la sanción se justifica, según la resolución de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía, en la reincidencia del ganadero. Rojas ya fue sancionado el pasado año con multa de millón y medio de pesetas y 30 días de suspensión por afeitado de uno de sus toros lidiado en Málaga el 21 de agosto de 1994.Esta circunstancia, considerada como agravante por la Consejería, ha motivado una sanción de tres millones de pesetas y dos meses de suspensión por cada una de las tres reses manipuladas. La resolución, firmada por la consejera Carmen Hermosín, tiene fecha 29 de diciembre entró en vigor el 30 de ese mes. Por tanto, Gabriel Rojas no podrá lidiar en Andalucía hasta finales de junio. Y ello a pesar de que presentara recurso ante el Tribunal Superior deJusticia de Andalucía (TSJA), que ya resolvió que el recurso no paraliza la ejecución de la sanción.El 14 de agosto de 1994 se celebró en El Puerto una corrida en la que Curro Romero, Manzanares y Paco Ojeda lidiaron toros de Gabriel Rojas. Los corridos en cuarto, quinto y sexto lugares salieron al ruedo bajo la responsabilidad del ganadero, ya que los veterinarios dictaminaron que presentaban síntomas de manipulación en las astas. Los análisis posteriores confirmaron las sospechas y se abrío expediente sancionador, que ha finalizado, con la resolución de la Consejería de Gobernación.Gabriel Rojas es el único ganadero que ha sido sancionado dos veces por afeitado. La primera inhabilitación coincidió con la celebración de la feria de Sevilla de 1995, en la que estaban anunciados sus toros, aunque pudo lidiarlos porque una . ovilización general de los ganaderos consiguió que el TSJA suspendiera cautelarmente la sanción en el último momento. Curiosamente, meses después, el mismo tribunal se corrigió a sí mismo y confirmó la inhabilitación, aunque sin efectos prácticos entonces, pues había concluído la temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de enero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50