Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Alberti, ingresado muy grave con una insuficiencia respiratoria

El poeta está consciente en la UVI de un hospital de El Puerto de Santa María

Madrid / El Puerto de Sánta María

Rafael Alberti fue ingresado anoche en El Puerto de Santa María (Cádiz) en estado muy grave, aquejado de una insuficiencia respiratoria aguda y una neumonía secundaria con cuadro séptico, según el director del centro Santa María del Puerto, Carmelo Delfín. El poeta, de 93 años, permanecía al cierre de esta edición en la UVI, consciente y despierto, según su secretario, Carmelo Ciria. Su pronóstico era muy grave.

Su esposa, María Asunción Mateo, y algunos de sus familiares pasaron la noche en el centro médico aunque el equipo que atiende al poeta sólo permitía visitas esporádicas, informa Antonio Yélamo. Rafael Alberti fue ingresado a las diez de la noche de ayer en el hospital de su localidad natal, según informó su secretario, Carmelo Ciria. Ingresó por urgencias y, según el parte médico hecho público pasada la una de la madrugada, a esa hora mantenía sus constantes vitales y se encontraba consciente y sin necesidad de ventilación mecánica. El poeta está aquejado de una insuficiencia respitaroria aguda secundaria con bronconeumonía del lóbulo inferior derecho, con cuadro séptico y situación de alto riesgo". Los médicos no facilitarán más información hasta las diez de esta mañana de hoy.Gonzalo Santonja, amigo de la familia, declaró anoche que por la mañana había hablado con el poeta y sólo tenía problemas leves de respiración.

El último representante vivo de la Generación del 27 celebró el pasado mes de diciembre su 93 cumpleaños en El Puerto de Santa María en una fiesta a la que acudieron unos 200 invitados.

Rafael Alberti nació en Puerto de Santa María (Cádiz) el 16 de diciembre de 1902. Estudió en el Colegió de San Luis Gonzaga, de los Jesuitas entre 1912 y 1917, año en que interrumpió el bachillerato y se trasladó a Madrid.

En Madrid se dedicó a la pintura durante algunos años, antes de publicar los primeros poemas, en 1922. El libro A la pintura (1948) está compuesto de poemas dedicados a los grandes pintores. En 1922 se celebró una exposición de sus pinturas. En 1931 se casó con la escritora María Teresa León y ese mismo año viajó por diversos países de Europa para estudiar teatro.

En 1934 fundó con María Teresa León la revista Octubre y, tras salir de viaje, no pudo regresar a España hasta 1936, cuando intervino muy activamente en la campaña del Frente Popular. Fue nombrado secretario de la Alianza de Escritores Antifascistas y tomó parte muy activa en la preparación del 11 Congreso Internacional de Escritores. Durante la Guerra Civil ingresó como soldado en el Arma de Aviación. Exiliado de España desde el fin de la Guerra Civil, se fue a Francia, de donde se marchó en 1940 a Argentina. En 1941 nació su hija Aitana. En países americanos estuvo hasta 1963, con esporádicos viajes a Europa del Este y China.

En 1963 se estableció en Roma, ciudad en la que residió hasta el 27 de abril de 1977, en que regresó a España. En dicho año fue elegido diputado por Cádiz en las listas del Partido Comunista de España. A su regreso recibió una catarata de homenajes, premios y celebraciones tras 38 años de exilio. La culminación fue la concesión en 1983 del Premio Cervantes.

El 18 de julio de 1987 Alberti sufrió un accidente de tráfico en Madrid que le imnovilizó durante meses. El 14 de diciembre de 1988 murió María Teresa León. En 1990 Rafael Alberti contrajo matrimonio con María Asunción Mateo, 44 años más joven que él y estudiosa de su obra.

Los últimos años de su vida han estado marcados por la polémica de la Fundación Alberti. El problema de la herencia de Alberti arrancó con la donación que hicieron el poeta y María Teresa León en 1979 al Ayuntamiento del Puerto de Santa María (Cádiz) de una serie de obras de su propiedad, acumuladas en su casa de Roma. Hasta 1990 no se hizo efectiva la vuelta de esas propiedades, pero en 1999 se creó, con consentimiento de Alberti, la Fundación Alberti. Al volver las obras se decidió que de forma provisional se depositaran en la sede de la Fundación. Pero la Fundación expuso y catalogó todo el material llegado de Roma, incluyendo pertenencias de Alberti. En 1991 Alberti reclamó ese material y, tras varios retrasos, el litigio se solucionó.

Alberti está en posesión, entre otros, del Premio Nacional de Literatura (1925), por Marinero en Tierra; el Premio Lenin de la Paz (1965); el Premio Nacional de Teatro (1980); el Premio Cervantes (1983) y el Premio Roma de Literatura (1991).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 1996