Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un museo en forma de navío

Copenhague prepara la apertura de un centro multidisciplinar de arte

ENVIADA ESPECIAL Algunos daneses todavía no saben que el edificio con forma de barco anclado entre las dunas de Ishoj es un museo. Tras ocho años de dudas y discusiones, el Museo de Arte Moderno de Copenhague, situado a 12 millas de la capital, se abrirá al público a mediados de marzo con una exposición del pintor alemán Emil Nolde. Anna Castberg, la directora, aseguró ayer que los fondos del museo se centrarán especialmente en las últimas tendencias de la pintura danesa y nórdica. "Aún no tenemos una colección permanente pero ya llegará. Esto es como una casa que hay que vestir poco a poco", dijo.

Las casas de tejados inclinados con visillos y flores en las ventanas dominan el paisaje que separa la capital del puerto de Ishoj. El Museo de Arte Moderno es el único edificio entre los helados lagos y las dunas. El arquitecto danés Soren Robert Lund, que ganó el concurso cuando sólo tenía 23 años y aún no había acabado la carrera, basó el diseño del edificio en la imagen de un navío. Robert Lund, que acaba de cumplir los 31 años, se ha convertido después de este trabajo en el arquitecto de moda y muchos le consideran un genio. Los 3.000 metros cuadrados que se dedicarán a sala de exposiciones son tan sobrios como el exterior. En la decoración mandan los espacios amplios, el hormigón en las paredes y el acero en techos y puertas. El color utilizado en todas las salas es el gris y el blanco, sólo en casos excepcionales para las butacas del teatro y la sala de conciertos se emplea el rojo y algo de negro. Las obras aún no han terminado. El edificio es un amasijo de andamios y hierros, pero la dirección del centro asegura que sólo faltan pequeños detalles y que todo estará listo para la inauguración.

El edificio incluye un teatro de 150 butacas y una sala de conciertos de 300 localidades destinadas a todo tipo de actividades culturales. El paquete se completa con un restaurante con una vista panorámica del mar y una tienda. El museo abrirá sus puertas el 15 de marzo con una gran exposición del pintor Emil Nolde, considerado un significativo exponente del expresionismo alemán. La muestra, que se realiza en colaboración con The Whitechagel Gallery, de Londres, incluye pinturas, acuarelas y dibujos del pintor. Se centrará especialmente en la aprensión del artista germano hacia las muestras del patriotismo alemán, lo que le valió la prohibición de exponer su obra durante el periodo nazi.

La ópera The divine Tiboli, una representación de ballet, y un seminario sobre arte y poder, compartirán cartel con la exposición de Nolde. "Se trata de un museo multidisciplinar, una casa de las artes, donde además de visitar una exposición se podrán ver películas y asistir a conferencias o a performances", explicó Holger Reenberg, el restaurador jefe del museo.

Con este museo, el Gobierno danés pretende potenciar la zona sur de la ciudad, donde apenas se realizan actividades culturales.

"No se trata de hacer la competencia a Louisiana [un museo privado con una importante colección de arte moderno]. Al contrario, seremos cómplices y colaboradores", explica Reenberg.

La construcción de este emblemático edificio, que ha sido presentado a la prensa durante el fin de semana como la joya de la corona de la capitalidad cultural europea Copenhague 1996, ha costado más de 3.000 millones de pesetas. El Museo de Arte Moderno no tiene todavía un presupuesto ni una pinacoteca propios pero las autoridades danesas confían en que una parte de los fondos lleguen a través de donaciones de particulares que quieran evitar el pago de impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996