Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ONG lanza una campaña para apadrinar niños extranjeros

Intervida busca 6.000 padrinos

Por 100 pesetas diarias se puede ser padrino de un niño del altiplano boliviano y contribuir a su desarrollo como persona. La ONG Intervida ha lanzado una campaña para encontrar 6.000 padrinos para otras tantas criaturas aymaras de entre ocho y 13 años en Puerto Acosta, en la provincia de Camacho del departamento de La Paz, con una población de 27.000 habitantes.

Quien apadrine a un niño de Intervida puede ir a visitale , y además recibirá dos comunicaciones suyas -cartas o dibujos- al año, además de un informe anual del director in situ del proyecto. "La idea está teniendo una aceptación increíble", dice Carlos Fernández Astiz, de Intervida: "Llevamos ya conseguidos 4.500 padrinos para el programa de Puerto Acosta, y contamos con un total de 13.000 para todos nuestros proyectos".Los proyectos de Intervida, que surgió hace dos años, se centran en proveer a las zona y de vacunación elemental ("Es intolerable que la polio siga siendo un flagelo", dice Fernández Astiz, "cuando la vacuna únicamente cuesta 17 pesetas"), acceso a agua potable, educación básica y diversificación de cultivos. Uno de los problemas de Tuerto Acosta -situado a 4.000 metros de altitud- es la desnutrición, pues prácticamente comen sólo patata y los niños carecen de defensas ante las enfermedades. Los suelos, excesivamente parcelados, sufren agotamiento y escasea el agua. Hay por tanto una fuerte emigración temporal, con lo que el trabajo agrícola se resiente. El 46% de la población es analfabeta.

Mas proyectos

Intervida ha realizado otro proyecto de desarrollo rural en Acora, en el departamento peruao de Puno, una zona con una tasa de mortalidad infantil de 40 por 1.000. Y tiene en marcha otro en Fulchatti, en el Estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India, en un área de población tribal precaria, ni siquiera clasificada en el sistema hinduísta de castas, con un índice de alfabetización inferior al 40%, y sumida en violentos conflictos con las compañías madereras que talán indiscriminadamente los árboles y que han provocado. incluso el toque de queda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de enero de 1996