Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos de La ONU confirman el impacto humano en el clima

Presentado en Roma el nuevo informe del IPCC sobre el futuro del planeta

El cambio a la energía nuclear, si hay garantías de seguridad en su producción y en el tratamiento de los residuos, es una de las medidas que el informe final del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomienda para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), principal agente del efecto invernadero y responsable en un 60% del calentamiento de la Tierra.

MÁS INFORMACIÓN

El panel de más de 500 representantes de 120 países constata que existe "una visible influencia humana sobre el cambio climático". El documento final de esta reunión celebrada en Roma -28 páginas bautizadas como La Biblia del clima- y alabado por Greenpeace y otras organizaciones ecologistas, que ayer lo calificaron de "histórico", identifica al hombre como responsable del problema climático, cuya gravedad se reconoce, e insta a los gobiernos a que actúen para reducir las emisiones de CO2 a partir de unas propuestas técnicas y políticas enunciadas en el documento sin carácter vinculante. La solución milagrosa no existe, como demuestra la sugerencia de la energía nuclear.

Problemas de redacción

El documento, que ha encontrado serios problemas de redacción entre los países productores de petróleo, especialmente Kuwait y Arabia Saudí, menciona otras fuentes energéticas, como la solar, la hidráulica o la geotérmica, e insiste en la importancia del paso del carbón al gasoil y de éste al gas natural a fin de reducir las emisiones.Pero se insiste en la necesidad de reducir el consumo energético sobre todo, en calefacciones y automóviles. El informe recomienda reducir el tamaño de los vehículos y mejorar su rendimiento, como el de las calefacciones. El diseño de coches más aerodinámicos y ligeros, o de edificios más herméticos y termoeconómicos, marcan lineas de acción sobre un problema en el que la mayor responsabilidad corresponde a los países industrializados, según el informe.

El IPCC considera posible incrementar, sin coste alguno, entre un 10% y un 30% el rendimiento actual del consumo energético. La definición de niveles mínimos de rendimiento o la creación de impuestos sobre combustibles son algunas de las medidas políticas consideradas en el documento.

El cambio climático es valorado por el IPCC como un problema grave, aunque las perspectivas están atenuadas respecto a las conclusiones del informe de hace cinco años debido a la mayor precisión alcanzada en la investigación científica. Si el efecto invernadero sigue creciendo, para el año 2100, las temperaturas subirán entre 1 grado centígrados y 3,5 grados, con una media de 2 grados, y el nivel del mar subirá entre 15 centímetros y 95 centímetros, con una media de 50 centímetros. Estos valores, advierte el documento, son un 25% más bajos que los previstos por el IPCC en 1990.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 1995