La FAO dice que 560.000 niños han muerto por las sanciones a Irak

Las sanciones económicas impuestas a Irak en 1990 por Naciones Unidas, tras, la guerra del Golfo, son, responsables de la muerte de 560.000 niños, según un estudio de, la FAO (Organización para la Agricultura y la Alimentación). La desnutrición se ha extendido de tal forma entre la población infantil de Bagdad, que el índice de mortalidad de los menores de cinco años ha aumentado cinco veces. Según Mary Smith Fawzi, epidemióloga directora del informe, la cifra de 560.000 muertes puede incluso no abarcar la realidad, puesto que las condiciones. de Bagdad son mejores que las de ciertas zonas rurales.En 1991, un año después de las. sanciones, un 3% de los niños de la capital mostraba síntomas de grave desnutrición, una cifra similar a la del próspero Kuwait. Ahora el porcentaje en Bagdad alcanza el 12%.

El 18% de los niños de Bagdad, revela el estudio, están por debajo del peso normal, y el crecimiento del 29% se halla gravemente afectado. Son Porcentajes semejantes a Ghana, Mali, Congo o Sri Lanka. "He pesado a un montón de niños", señala Smith, "y he visto muchos que necesitan con toda urgencia una terapia nutricional. Algunos están exhaustos". Entre los factores que contribuyen a esa malnutrición, el informe considera los altos precios de los alimentos, consecuencia de las sanciones: las racciones gubernamentales aportan sólo 1.000 calorías diarias, muy por debajo de las necesarias para un niño o de las 2.500 precisadas por una mujer en el embarazo o la lactancia.

El sistema sanitario iraquí, antes floreciente, está gravemente herido. Los hospitales sólo funcionan al 40% de su capacidad; sus reservas de medicinas han caído a niveles críticos. Las farmacias aplican el racionamiento y abren sólo una o dos al día hasta que las existencias de medicamentos del país se terminan.

El alcantarillado -que o bien resultó destruido por los bornbardeos o vio interrumpido, su mantenimiento- carece de agua comente, lo que ha incrementado las infecciones parasitarias y las enfermedades diarreicas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS