Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Ser indio significa pérdida, dolor, tragedia", afirma Sherman Alexie

El escritor 'spokane' acaba de publicar 'Blues de la reserva'

A sus 28 años, se ha convertido en una de las voces literarias más prestigiosas de Estados Unidos. En las reservas, el mundo del que procede, unos le han convertido en héroe, mientras otros le acusan de airear los trapos sucios de la comunidad. Recién publicada su primera novela, Blues de la reserva, el escritor se burla de la reciente moda étnica. "Ser indio no sólo significa, espiritualidad y proximidad a la tierra, sino pérdida, dolor, tragedia..."

Alexie nació en la reserva de Spokane (Washington) en 1966, descendiente de una tribu cuyo nombre significa los hijos del sol. Hasta los 21 años no descubrió que los indios también hacen literatura. A los 26 publicaba The business of fancydancing, una colección de poesía. y cuentos. Fue seleccionado como Mejor Libro del Año por The New York Tímes.,.Con su siguiente obra, I would steal horses, consiguió un, premio un agente literario y un lucrativo contrato para sus dos, libros siguientes: La pelea celestial de Llanero Solitario y Toro y Blues de la reserva, ambos publicados en Muclinik. "Los indios padecemos la marginación más intensa de Estados Unidos. Somos cerca de dos millones: un 11% de la población. Hay otros grupos mal tratados, pero tienen quien les defienda: nosotros no tenemos poder político ni económico ni social Jamás. se nos menciona excepto para caricaturizarnos. Basta con mirar el nombre de los grupos deportivos: ahí están los Washington Redskins (Los Pieles Rojas. de Washington). ¿Cuándo has oído hablar de los Espaldas Mojadas de Washingtón?", comenta Alexie.

Los nuevos guerreros

Hace cinco siglos fueron despojados de su tierra. Lo demás llegó a continuación: alcohol, paro, droga y pobreza. Pero en las reservas ha surgido un nuevo tipo de guerrero: los contadores de historias, capaces de convertir su lengua cercenada en un arma para devolver a su pueblo el orgullo perdido, el respeto a sí mismo y el sentido de un pasado, al que no pueden volver, y un futuro, al que no saben cómo llegar.Alexie reescribe la historia de su pueblo en relatos llenos de imaginación, humor y ternura. En Blues de la reserva narra las aventuras de una banda india de rock que decide lanzarse a la música tras encontrar a Robert Johnson, un músico de blues que vendió al demonio su alma y' a: cambio consiguió el sonido único de su guitarra.

"Soñé con Johnson y lo introduje en la novela. Yo creo en mis sueños. Esa es una de las diferencias entre los- indios y otra gente". Los diez capítulos del libro se abren con un blues, con letra suya y música de Jim Boyd, que ha reunido en un compacto.

Aunque instalado en la ciudad de Seattle, Alexie defiende la existencia de las reservas. "Sin ellas dejaríamos de existir como, tribus. Nuestra cultura, nuestra espiritualidad, nuestra forma de amar está- relacionada con una tierra concreta". En su próxima novela, Indian Killer, saldrá sin embargo de la reserva y se instalará en la ciudad. "El 55% de los indios de EE UU vive en áreas urbanas", comenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de noviembre de 1995