Zerual se gana en Argelia el apoyo de los integristas y del resto de la oposición

El presidente Liamín Zerual ha conseguido el apoyo de todos los partidos políticos de la oposición argelina, que han reconocido su triunfo en las elecciones celebradas el pasado 16 de noviembre, al tiempo que reclaman la apertura de un diálogo. El último partido en ofrecer la colaboración al nuevo presidente ha sido el Frente Islámico de Salvación (FIS), que se encuentra por ello al borde de la escisión, al enfrentarse el sector reconciliador, representado por su dirección en el exilio de Bonn, con los intransigentes asentados en Nueva York y encabezados por Anuar Hadam.

Los tres grandes partidos de la oposición argelina -Frente de Liberación Nacional, Frente de Fuerzas Socialistas y Frente Islámico de Salvación- que habían propugnado el boicoteo en las pasadas elecciones presidenciales, han reconsiderado sus críticas con respecto a los comicios y han acabado aceptando el resultado oficial, legitimando así el triunfo de Liamín Zerual, que ayer por la tarde fue proclamado presidente de la República por el Consejo Constitucional.Estos tres partidos de la oposición, que acaban de dar su apoyo a Zerual, habían firmado en enero en Roma una plataforma de diálogo y consenso con la que trataban de establecer las bases de una negociación conjunta con el Gobierno de Argel, para poner fin a la crisis y a la violencia. Ahora tras el fracaso de su llamada al boicoteo, la unidad de la plataforma de oposición -Grupo de Roma- se ha roto y todas las formaciones han corrido, cada una por su cuenta, a ofrecer su colaboración al presidente electo, reclamándole al mismo tiempo una apertura del diálogo.

Críticas olvidadas

Las tres organizaciones, y especialmente el FIS, parecen haber olvidado las duras críticas efectuadas contra el Gobierno argelino apenas hace una semana, el mismo 16 de noviembre, cuando se anunciaron oficialmente los primeros índices de participación, que dejaban ya entrever el voto masivo de los electores.La misma dirección política en el exilio del FIS que había acusado desde Bonn al Gobierno de Argel de falsear los comicios y anunció que los índices reales de participación no habían superado el 36% de los electores, acaba ahora de reconocer la legitimidad del nuevo presidente, al que ha ofrecido su predisposición al diálogo sin ningún tipo de contrapartida.

La actitud del FIS ha sido calificada de oportunista por algunos de su antiguos aliados de la oposición. Pero además la oferta de diálogo de la dirección del partido integrista ha sido contestada desde el interior del FIS por un sector que se niega a prestar su apoyo al nuevo presidente y no le reconoce legitimidad. El portavoz de este sector intransigente es Anuar Hadam, líder del grupo de diputados del FIS, afincado en Nueva York, que trata de desautorizar a la dirección ejecutiva de Bonn.

El reconocimiento de la legitimidad del presidente Zerual, por parte del FIS, es un hecho trascendental en Argelia, ya que podría propiciar el cese de la violencia y la deposición de las armas por parte de los grupos guerrilleros vinculados al partido integrista, especialmente el Ejército Islámico Armado (AIS), que esgrime la falta de legitimidad del poder como una de las razones principales para justificar su lucha. En Argel se ha desencadenado en las últimas horas una oleada de rumores. El más llamativo anuncia que numerosos guerrilleros están, entregándose ya a las fuerzas de seguridad en diversas zonas del país, mientras que el nuevo presidente prepara una amnistía general, que afectaría a quienes no hubieran cometido delitos de sangre.

Pero nada de eso se ha confirmado. El hermetismo es absoluto, mientras Argelia espera el discurso de investidura de Zerual, para conocer así de qué manera va a pacificar y democratizar el país. Ayer, en medio de la tensa espera, el nuevo presidente pronunció unas palabras ante los comités de apoyo que habían participado en su campaña electoral.

"Mi único partido es Argelia", dijo Zerual, desmintiendo así los rumores que afirmaban que podría consolidarse, tras su triunfo y en tomo a él, una nueva organización política, con la que participaría en las futuras elecciones legislativas. El nuevo presidente anunció que actuará "con voluntad y firmeza para cumplir todos los compromisos" que hizo "ante Dios y el pueblo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50