El adelanto electoral en Andalucía abre fisuras en los partidos de izquierda

La ruptura de la negociación presupuestaria y el consiguiente adelanto de las elecciones autonómicas han sacado a la luz las fisuras internas de la izquierda andaluza. Más allá de] fuego cruzado entre el PSOE e Izquierda Unida-Los Verdes, dirigentes de ambas formaciones comienzan a cuestionar las estrategias de sus máximos responsables. Desde la coalición se critica de forma anónima qué tipo de discurso va a exponer ahora IU cuando en los anteriores comicios el mensaje principal fue el de "determinar" una política de izquierdas. En el PSOE, el guerrista Enrique Linde duda que se haya hecho todo lo posible para negociar con IU.

Más información

El anuncio del socialista Manuel Chaves de convocar elecciones anticipadas en los primeros meses de 1996 abre en Andalucía un escenario complicado y difícil para el PSOE e Izquierda Unida. Dirigentes de IU más proclives al pacto presupuestario con los socialistas cuestionan en voz alta, aunque sin autorizar a revelar su identidad, qué tipo de mensaje electoral se venderá ahora a los andaluces, cuando en las elecciones de junio de 1994 éste giró sobre la capacidad de influir en el Gobierno de Chaves. "Ahora habrá que decir que queremos gobernar, y cuando nos pregunten con quién, no nos quedará más remedio que decir que con el PSOE", afirma un dirigente del sector moderado. de la coalición.La ruptura del acuerdo ha sido peor acogida en las provincias con mayores posibilidades de consenso municipal entre socialistas e IU (Córdoba, Málaga y Huelva) y en sectores como el que lidera el sindicalista Juan Manuel Sánchez Gordillo, el único de los 109 diputados andaluces que se ausentó de la votación de las enmiendas de devolución al proyecto de ley de Presupuestos.

En el PSOE las críticas tampoco se ocultan. El vicesecretario general de Málaga y ex portavoz del grupo parlamentario, el guerrista Enrique Linde, expresó a EL PAÍS sus dudas sobre si no se podía haber buscado otra fórmula para evitar una nueva cita con las papeletas de voto. Linde, al igual que muchos dirigentes de IU, se pregunta por qué se va a convocar ahora la comisión mixta de transferencia Junta de Andalucía-Estado para intentar asegurar la cuantificación de la deuda histórica y no hace 15 días: "Hemos discutido con IU por un verbo, y si al final se consiguen los 51.000 millones, a lo mejor se podían presentar de nuevo los presupuestos por segunda vez".

El dirigente malagueño se descolgó de las críticas de otros guerristas sobre la capacidad de los negociadores de su partido -"me consta que se han batido el cobre por el acuerdo", dice-, pero alberga la incertidumbre "personal" de si en "año y medio se ha hecho lo suficiente para crear un clima favorable al acuerdo". Otros guerristas consultados se manifestaban con la misma prudencia y evitaron cuestionar la candidatura de Chaves a la presidencia de la Junta.

Guerristas en minoría

En el PSOE empieza ahora el tortuoso camino de las candidaturas, donde los seguidores de Alfonso Guerra parten con clara desventaja al encontrarse en minoría interna. La dirección del partido en Andalucía ha tomado buena nota de los reproches lanzados contra los suyos. "No se puede ir con el partido cuando se quiere estar en las listas y en contra cuando ya se tiene el escaño", fue el comentario de un dirigente de la ejecutiva.Mientras tanto, la fecha de las elecciones andaluzas continúa siendo una incógnita. La tesis más extendida en el PSOE es que se harán conjuntamente con las generales del mes de marzo. "Es lo más lógico", indicó un destacado dirigente del partido. Los socialistas consideran esta hipótesis como la menos peligrosa para sus intereses, pese a que en 1986 obtuvieron 200.000 votos menos que sus compañeros candidatos al Congreso y en 1994, 80.000 menos que los del Parlamento europeo.

En contra de la convocatoria separada pesa la sospecha de que, al convertirlas en unas primarias, se contribuya a aumentar la diferencia de escaños con el partido vencedor (según las encuestas, el PP) en los comicios generales. Chaves no facilitó ayer pistas de cuándo serán las elecciones y esperará a conocer la opinión de los dirigentes de la oposición, a los que citará la próxima semana. Conservadores, Izquierda Unida y nacionalistas se han lanzado en tromba a defender unos comicios aislados. La consigna común es "elecciones ya, cuanto antes", aunque en privado ninguno oculta su preferencia de celebrarlas bajo los paraguas de sus respectivos líderes nacionales, excepto la Coalición Andalucista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 1995.

Lo más visto en...

Top 50