Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los consumidores deberían ser el mayor 'Iobby' europeo, según Bonino

La UE tiene 48 directivas sobre el asunto

Ha hablado, mucho de pesca, pero poco de consumo, otra de sus competencias como comisaria europea. Ayer, Emma Bonino defendió en Madrid la presión de. los consumidores -" tendrían que ser el mayor lobby de la UE"- y para estudiar, junto a la ministra de Sanidad y Consumo, Ángeles Amador, cómo divulgar la legislación comunitaria. "Hay 48 directivas sobre consumo y ni yo las conocía''.

Bonino, que participó en el Foro, Europeo sobre Comunicación e Información al Consumidor, organizado por la Comisión Europea, insistió en que los consumidores deben conformar el principal lobby para desarrollar las políticas sociales y económicas de la UE, por encima de empresas y bancos, "porque somos mayoría absoluta, somos todos los ciudadanos". "Debemos dar al ciudadano una postura de actor, dotarle de instrumentos para actuar", agregó. Y recordé cómo, por ejemplo, muy poca gente sabe que existe una directiva contra el overbooking (sobrecontratación) en las compañías aéreas, que dispone que el consumidor pueda reclamar una indemnización.Ángeles Amador habló de la importancia de que se teja un fueite entramado de asociaciones de defensa del,consumidor -dijo que en España hay una veintena, agrupadas en el Consejo General de Consumidores y Usuarios- para enfrentarse con posibilidades a las múltinacionales. Bonino se mostró preocupada por la escasa actitud crítica en los países del sur de Europa respecto a las deficiencias en servicios, públicos básicos, como el agua o la electricidad, que se ofrecen en forma de monopolio u oligopolio. "En los países del norte europeo existe mucha mayor sensibilidad".

Ambas repasaron los últimos pasos dados por la Comisión Europea en defensa del consumidor, sobre todo una resolución para controlar los productos-milagro, "algunos son una auténtica burla", dijo la ministra- y la directiva sobre publicidad comparativa, con unos requisitos mínimos para poder comparar productos de forma comercial.

Expusieron además un llamativo ejemplo de los laberínticos resultados en que muchas veces desemboca la legislación de la UE: la nueva directiva sobre fijación de precios en productos, -para que el -compraprecios, por pesos y pueda comparar mejor-. "Es tan complicado el sistema acordado que no se puede aplicar; se ha retrasado su entrada en vigor y estamos trabajando en su modificación, para que sea mas simple, porque hemos aprobado un sistema no eficaz", dijo Amador.

Sobre el sistema de arbitraje en pleitos de consumo para evitar acudir a los tribunales, Amador, lo calificó. de "satisfactorio" e informó que, este año se han realizado 40.000 reclamaciones por esta via.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 1995