Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EJECUCIONES EN AFRICA

La UE llama a sus embajadores en Nigeria e impondrá más sanciones al régimen militar

La Unión Europea (UE) ha decidido presionar con fuerza al régimen militar de Nigeria tras la ejecución de nueve activistas pro derechos humanos, entre ellos el escritor Ken Saro-Wiwa, llamando a consulta a todos sus embajadores en el país africano. A esta primera sanción se añadirán otras más enérgicas, que serán adoptadas la semana próxima.. La cumbre de la Commonwealth, reunida en sesión urgente, decidió, por su parte, expulsar temporalmente a Nigeria como miembro de la organización con la única oposición de Gambia. El embajador español, Manuel Pombo, volverá a Madrid después de entregar a las autoridades nigerianas la declaración de condena de la UE.

Antes de abandonar Bruselas, el viernes por la noche, el ministro español de Asuntos Exteriores, Javier Solana, encargó a la Comisión Europea que elabore un informe proponiendo sanciones contra el Gobierno nigeriano.A instancias de la presidencia española, el grupo de trabajo de la UE sobre África se reunirá urgentemente el martes. Ése mismo día o en los siguientes se aprobarán, presumiblemente, tres medidas, según señalan las mismas fuentes.

La sanción más espectacular puede ser la congelación de las cuentas bancarias que los dirigentes militares nigerianos poseen en Europa, sobre todo en el Reino Unido, donde muchos de ellos han estudiado. Es, sin embargo, dudoso que Suiza, donde también tienen depósitos, se sume al castigo.

La segunda medida consistirá, según el artículo 80 de la convención entre la UE y sus socios de África, el Caribe y el Pacífico, en suspender la cooperación invocando la violación de los derechos humanos. Concretamente, la UE dejaría de pagar a Nigeria el precio garantizado para la exportación de sus materias primas cuando éstas caen por debajo de un valor mínimo de referencia.

Este mecanismo, conocido con el nombre de Stabex, ha supuesto para un país como Sudán la pérdida en los últimos meses de unos ingresos de 16.000 millones de pesetas, motivo por el cual el ministro sudanés de Exteriores, Alí Uthman Muhamad Taha, se quejó amargamente ante Solana el pasado fin de semana en Isla Mauricio.

La última sanción que, previsiblemente, se pondrá en práctica será un reforzamiento del embargo de venta de armas al que ya está sometida Nigeria.

En ningún caso la UE asestará, sin embargo, un golpe mortal a Nigeria decidiendo suspender sus compras de petróleo. Ni siquiera España, uno de los países comunitarios con menos intereses en Nigeria, es partidario de esta medida. Nigeira es el tercer suministrador de crudo de España, justo después de Libia.

El. presidente Bill Clinton, que también llamó a consultas a su representante en Abuja, mantuvo conversaciones con su embajador ante la ONU para estudiar las posibles sanciones. La Administración de Clinton anuncié horas después de conocerse las ejecuciones la suspensión de la venta de armas al régimen nigeriano. Además, la Corporación Internacional Financiera, organismo privado del Banco Mundial, expresó su intención de retirarse del proyecto de construcción de una planta de transformación de gas en Nigeria, en colaboración con la compañía petrolífera Shell, de titularidad, anglo-holandesa.

Por otro lado, en un texto consensuado por la práctica totalidad de los países miembros, la Commonwealth, reunida en Nueva Zelanda, justificó la suspensión (expulsión temporal) de Nigeria como una "respuesta a unos acontecimientos en ese: país que han constituido una seria violación de los principios establecidos en la Declaración de Derechos Humanos de Harare" celebrada en 1991.

Firmeza de Mandela

El presidente surafricano, Nelson Mandela, fue uno de los líderes más decididos a la hora de solicitar la expulsión de Nigeria, quizás para compensar su tibia actitud anterior, cuando reclamó tiempo y diálogo para convencer al general Abacha. Mandela afirmó ayer que no lamentaba su prudente posición. Jim Bolger, primer ministro de Nueva Zelanda, país anfitrión de la cumbre, leyó una declaración en la que los países miembros de la Commonwealth reclaman, además de la liberación de otros 43 prisioneros detenidos en Nigeria por su implicación en un intento de golpe de Estado, la del político Moshood Abiola, aparente ganador de las elecciones generales anuladas por los militares en 1993. La Commonwealth dirige, también al general Abacha una seria advertencia: "Si no se producen progresos apreciables en el camino democrático en un tiempo que. será establecido posteriormente, Nigeria será expulsada de la asociación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de noviembre de 1995

Más información

  • El general Sani Abacha se enfrenta al aislamiento internacional tras la ejecución de 9 activistas