JUICIO POR LA TRAGEDIA DE LA CALLE FUENCARRAL

"Lo mejor es recordar a los que pudiste salvar"

La tarde del suceso del cine Bilbao, Pedro Gallardo, jefe, de bomberos con 23 años de servicio en el cuerpo, se hallaba de libranza. Pero a las siete de la tarde el radiotransmisor que lleva siempre encendido escupió el suceso. Salió disparado hacia la calle de Fuencarral, a pesar de que en principio pensó que se trataría de un servicio "casi rutinario". "Un siniestro en principio de tan poca importancia acabó siendo una tragedia", cuenta Gallardo.

"Aquello era un amasijo de hierros y escombros. El andamiaje que estaba encima de la marquesina se la había llevado por delante", dice, y añade: "El rescate, en el que participaron 34 bomberos, fue laboriosísimo, porque hubo que retirar los cascotes a mano para no dañar más a los heridos, y si a eso le añades la tensión del momento...".

Más información

Gallardo, sin embargo, se enfrenta a su trabajo de forma positiva: "Siempre hay que ver el lado bueno de cada operación, acordarte de los que pudiste salvar".

El jefe de bomberos asegura que ha vivido rescates muchísimo más dramáticos que el del cine Bilbao, e insiste en que hay que procurar que la impresión no impida actuar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50