Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los psicoanalistas certifican la vigencia de Freud en los conflictos cotidianos

Se cumplen cien años de la publicación de 'Estudios sobre la histeria'

Las primeras enseñanzas de Freud, creador del Psicoanálisis, han cumplido 100 años. Este siglo, caracterizado por muchos intelectuales como el de la angustia, ha transcurrido contando en su haber con los originarios estudios de Freud y Breuer sobre el poder terapéutico de la catarsis. En 1895, ambos investigadores publicaron Studien über Hysterie -Estudios sobre la Histeria- que contienen ya el punto de partida del psicoanálisis.Con ellos, la angustia y la catarsis, esa figura trágica griega con poder liberador, revolucionaron y humanizaron el concepto de salud y enfermedad mental. Al cabo de cien años de esta primera obra, el psicoanálisis conserva su vigencia para afrontar los conflictos personales y ha contribuido a humanizar a la sociedad, según los especialistas que lo aplican.

La existencia del inconsciente, el conflicto infantil no resuelto, la represión y la relación de transferencia mediante la palabra y la libre asociación de ideas entre el paciente y el psicoanálisis, son algunas de las ideas de Freud que los expertos consideran mayoritariamente vigentes en la sociedad actual. Para ellos, el psicoanálisis conserva hoy esencialmente su valor terapéutico, psicosocial y cultural.

La angustia creativa

El psiquiatra y psicoanalista Antoni Bobé, director del Instituto de Psicoanálisis, reivindicó precisamente la angustia como motor de la inquietud creativa e investigadora en el sujeto durante los actos conmemorativos del centenario freudiano, organizado por la Sociedad Española de Psicoanálisis. Esta asociación tiene sede en Barcelona y en ella se agrupan actualmente alrededor de 120 profesionales. Junto a la Asociación Psicoanalítica de Madrid, forma parte de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA), fundada por Freud en 1908.Bobé destaca la coincidencia entre los primeros estudios de Freud sobre la histeria y el anhelo por la investigación. "El sufrimiento elaborado debe ser considerado como un elemento creativo, hasta el punto que las personas que no tienen esta inquietud, se conforman, quedan estancadas en una mediocridad".

Según Bobé, el propio Freud sufrió momentos de decepción al creer que sus primeras teorías explicativas de la enfermedad neurológica, como producto de circunstancias externas, fracasaban. "Llegó a creer que los enfermos le engañaban, pero, gracias a su anhelo por la investigación, pudo dar el paso, aún hoy fundamental, de descubrir el mundo de la fantasía, del inconsciente: los enfermos no le mentían, sino que el trauma infantil no resuelto se ubicaba en el mundo interno del inconsciente".

Según Ramón Bassols, presidente de la Sociedad Española de Psicoanálisis, el hecho de que en los últimos 10 años se hayan duplicado los psicoanalistas agrupados en la institución, da cuenta de la actualidad del método.

"La gente que pide ser psicoanalizada ha aumentado, gracias a la divulgación del método. Nosotros pertenecemos mayoritariamente a la corriente de Melanie Klein (1882-1960), que resalta la importancia de las experiencias más precoces en la formación de la mente".

Para Bassols, el psicoanálisis sigue afrontando perturbaciones importantes, pero se dirige sobre todo a "aquellas personas de vida normal, cuyos conflictos internos les preocupan y desean clarificar, no tanto al enfermo grave".

Humanidad más adulta

Pero la evolución del método psiconalático, para Bassols, le ha llevado también a impregnar todo el campo de la psiquiatría. "Se ha conseguido una verdadera humanización en el tratamiento del enfermo mental grave. Creo que se ha impuesto culturalmente la idea de que si toda persona sana tiene conflictos, también el enfermo tiene partes sanas".Por otra parte, la sociedad industrial, que afronta crisis como la transformación de la familia o la inseguridad ante el futuro, serían algunas de las cuestiones sociológicas de interés desde la cultura psicoanalítica.

"La gente ahora está más sensible a sus angustias, pero no creo que realmente hayan aumentando los trastornos psíquicos. Anteriormente, con la excesiva autoridad del padre, la gente quedaba más infantilizada. Ahora la humanidad se está haciendo adulta, aunque ello comporte una cierta crisis de autoridad, pero hay que considerar que crecer es ser capaz de abordar los nuevos conflictos que aparecen", añade Bassols.

La contraposición inicial freudiana entre la líbido y el instinto de conservación es un tema también cuestionado en el psicoanálisis actual. Para Bassols, el propio Freud distinguió al final entre unos instintos a favor de la vida y otros destructivos, lo que le llevó a estudiar la agresividad.

Así, las posiciones en el conflicto entre deseo y razón siguen diferenciando a los teóricos del psicoanálisis. En este sentido, Antoni Bobé se refirió a la salud mental como "la capacidad para disfrutar de la vida, mientras que la elaboración de una ética personal sólo dejaría fuera de los límites un placer perverso o que perjudicara a los otros".

El complejo de Edipo

Pero también hay detractores del papel que ha jugado el psicoanálisis. Rogeli Armengol, psiquiatra y coordinador de la Unidad de Psiquiatría del Hospital del Vall d'Hebron, de Barcelona, se muestra en ese aspecto "muy crítico sobre Freud y la opinión mayoritaria, especialmente respecto a la importancia que dio al complejo de Edipo en la formación de la esfera moral". Para Armengol, los aspectos éticos son inmanentes a la especie humana y defiende la existencia de un "yo de la especie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de noviembre de 1995