Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

No cambien

Santa Cruz de Tenerife.

Mi sobrina, de 16 años, asiste este año a clases de ética en el instituto. Su primer trabajo ha sido sobre delincuencia y penas. Lo ha basado en Jueces sin juicio, de Santos Juliá; Pudrirse en la cárcel, de García Añoveros, y Los caminos de la justicia de Pérez Royo. También en Saráh y la justicia. Dado que ella ha cogido la antorcha que ustedes me pasaron hace 19 años, yo les pediría, con el derecho que me concede la fidelidad y por la cantidad de trabajos que va a tener que preparar en el futuro en clase, que no cambien: sigan siendo EL PAÍS.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de noviembre de 1995