Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diferentes visiones de España

De los cuatro directores españoles que van a participar en Los filmes de Lumière del segundo siglo, Fernando Trueba, Vicente Aranda, Bigas Luna y Pedro Almodóvar, sólo este último está todavía pendiente de rodar, ya que se encuentra en plena promoción de su última película, La flor de mi secreto.

La aportación española es bien distinta. Vicente Aranda ha optado por realizar con la cámara de Lumière un plano de la última película que está rodando en estos momentos, Libertarias, sobre la revolución anarquista en Barcelona durante la guerra civil española. El plano concreto rodado por este director es la entrada de las tropas anarquistas en la ciudad catalana. Aranda ha querido hacer un estudio sobre la diferencia de las dos películas, una rodada con la cámara de hace 100 años y la otra con los medios técnicos actuales.

El ganador del oscar por Belle époque, Fernando Trueba, ha elegido la salida de la cárcel de Zaragoza del escritor insumiso Félix Romeo. Trueba eligió Zaragoza y la salida de un edificio recordando la primera película de la historia del cine, que fue Salida de los obreros de la fábrica de Lyón, de los hermanos Lumière, y la primera rodada en España, Salida de misa de doce del Pilar (en Zaragoza), que la hizo el aragonés, Eduardo Gimeno en 1896.

"He intentado hacer la salida de alguien de no sé dónde, pero dándole algo de sustancia", dijo el director sobre su filme. En relación con la película colectiva; Trueba señaló que "tendrá la misma calidad y textura que las imágenes de antes, algo que calificó de "hermoso, bonito y emocionante".

Amamantar en el campo

Bigas Luna, el director de títulos como Jamón, jamón, Huevos de oro y La teta y la luna, ha colocado a una mujer desnuda en la tierra sembrada dando de mamar a su hijo. "La idea es el origen de la vida, ya que lo rodamos con la cámara que dio origen al cine. Para mí, siempre la imagen de la mujer amamantando a un niño es la fiel imagen de la felicidad", señaló Bigas Luna a este periódico.En el filme, rodado en julio en Tarragona, se ve un gran campo de tierra sembrada. Para el director barcelonés, la idea de este proyecto Los filmes de Lumière del segundo siglo es una "gran idea". "Yo, que difícilmente participo en cosas de este tipo, me encantó la idea porque la encontré muy sentimental", afirmó. Su contacto con la cámara Lumière, que para Bigas Luna es la gran protagonista de este filme, lo ha vivido como una experiencia "muy emotiva".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de octubre de 1995