Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inspectores de Hacienda investigan las cuentas del PP de Baleares

Inspectores de Hacienda que actúan como peritos judiciales investigan la contabilidad del Partido Popular (PP) de Baleares de 1989 para esclarecer si el partido tuvo una financiación irregular, oculta al Tribunal de Cuentas y amparada en una caja B. Esta investigación es una de las claves en la instrucción inicial del caso Sóller, el supuesto pago de comisiones al PP para la concesión y explotación del túnel de Sóller, que motivó la dimisión forzada del que fue presidente regional de Baleares entre 1983 y 1995, Gabriel Cañellas.

La investigación pretende establecer nuevas pruebas sobre el posible manejo de donaciones y comisiones vinculadas a la adjudicación del túnel de Sóller. "La caja B es la bomba de relojería del caso", afirma una fuente judicial conocedora de las pesquisas. Desde hace más de dos meses los técnicos analizan las cuentas declaradas al juez por el PP, correspondientes al segundo semestre de 1989, y las contrastan con los movimientos registrados en sus cuentas corrientes.En el periodo investigado se efectuó la adjudicación de la obra del túnel de Sóller. Hasta 10 atestados de la policía documentan que unos 50 millones de la empresa del túnel fueron manejados por del PP, en pagarés, cheques bancarios y talones al portador.

La policía no ha podido averiguar quién cobró en mano 72 millones en billetes de 10.000 que estaban en un maletín. El supuesto pagador de comisiones, el empresario que obtuvo la concensión del túnel, Antonio Cuart, no ha aclarado con pruebas ante el juez el destino de esta cantidad. Cuart está acusado de apropiación indebida y estafa.

Con talones de la partida del túnel se pagaron supuestamente gastos electorales de 1989 del PP de Baleares en una agencia de publicidad, una imprenta, un restaurante, una agencia de viajes y una empresa de montaje de infraestructuras para mítines.

Las finanzas del PP de Baleares han sido siempre florecientes; los libros de contabilidad han estado en números negros, como lo demuestra el hecho de que el partido pudo tener más de cuatro millones cinco años en un depósito inmovilizado. Hacienda localizó en enero de 1995 una inversión en dinero negro a nombre de Gabriel Cañellas por valor de 4.166.666 pesetas, entregada en 1989 a la quebrada agencia Brokerval-Inverbroker.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de octubre de 1995

Más información

  • Los peritos actúan para el juez del 'caso Sóller'