Ex ministra acusada de propagar el sida

Uno de los sucesos más dramáticos de la víspera electoral fue un agrio espectáculo ofrecido por la televisión a las puertas del Tribunal de Instrucción Criminal (TIC) de Lisboa. Entre empujones y golpes, decenas de manifestantes increparon con gritos de "¡asesina!" a la ex ministra de Sanidad, Leonor Beleza, acusada de haber autorizado la importación, distribución y utilización de sangre contaminada con el virus del sida.

La Procuradoría General del Estado abrió el pasado diciembre un sumario para averiguar la responsabilidad criminal de la ex ministra y de otros cargos del Ministerio de Sanidad, acusados por la Asociación de hemofílicos de haber provocado la muerte de 59 personas que recibieron en hospitales públicos transfusiones de derivados sanguíneos importados de Austria infectados con el virus.

Más información

Según la acusación, el ministerio no ordenó la destrucción del lote Factor VIII (utilizado sobre todo en el tratamiento de hernofilicos) cuando ya sabía que la firma exportadora Plasmapharm no respetaba las normas exigidas por las autoridades sanitarias internacionales, ni tampoco después de haber recibido de la Asociación de Hemofílicos un informe técnico evidenciando la presencia de anticuerpos del sida en una muestra de plasma retirada del lote.

El juez del TIC Carlos Lobo decidió el viernes citar a Leonor Beleza y a otros 11 implicados para que respondan de la acusación de "propagación de enfermedad contagiosa con dolo", delito que puede ser castigado hasta con ocho años de cárcel. La defensa recurrió contra el caso, pero sea cual sea la decisión del tribunal de apelación, la del TIC no podía producirse en peor momento para el Partido Social Demócrata. Beleza fue en los años ochenta una figura brillante del equipo de Aníbal Cavaco Silva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de septiembre de 1995.

Lo más visto en...

Top 50