Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENÉTICA: EXPOSICION AMBIENTAL

Tres agentes mutagénicos evitables por el hombre

Las sustancias o agentes mutagénicos causados o evitables por el hombre son los que más preocupan a los expertos por las posibilidades que el ser humano tiene de poder controlarlos, según afirma el doctor José Miguel García Sagredo, especialista del servicio de genética humana del hospital Ramón y Cajal, de Madrid, y presidente de la VI Reunión Científica de la Sociedad Española de Mutagénesis Ambiental (REMA) que se acaba de celebrar en la localidad madrileña de Alcobendas.En palabras de este facultativo, las sustancias mutagénicas ambientales mejor conocidas hasta ahora son el tabaco y las radiaciones producidas por la energía nuclear y el sol. "Los agentes mutagénicós o genotóxicos", explica, "son aquéllos capaces de producir mutaciones en los genes, es decir, cambios de cualquier tipo en el código genético. Muchas de esas alteraciones son silentes o asintomáticas, al menos durante un tiempo. A veces sólo provocan la muerte celular, sin grandes repercusiones, pero otras llegan a causar cáncer o malformaciones fetales".

La exposición o el contacte con esos genotóxicos no tienen el mismo efecto en todas las personas. "Este hecho", dice, "es evidente en la clara relación causa-efecto que existe entre el tabaco, las radiaciones nucleares, las radiaciones solares y el cáncer. No todas las poblaciones que han sufrido radiaciones por un accidente nuclear, como fue el caso de Chernóbil, van a padecer cáncer, ni tampoco todos los grandes fumadores ni quienes han abusado de los baños de sol"

Hay diferentes fáctores implicados, algunos de ellos todavía no bien conocidos. García Sagredo cita la mayor o menor susceptibilidad, de la persona a sufrir esas alteraciones genéticas, el momento de producirse, el gen o genes sobre los que incide la mu tación y la dosis de genotóxicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 1995