Polémica en EE UU sobre la 'conversión' de la abortista Roe

Defensores del derecho a abortar y organizaciones provida de EE UU han interpretado de modo distinto la conversión pública, el pasado jueves, de Norma McCorvey, la mujer que, con el pseudónimo de Jane Roe, estuvo en 1973 en el epicentro de la decisión del Supremo de legalizar el derecho al aborto. McCorvey dijo en la cadena de televisión ABC: "El aborto es malo. Lo que hice estuvo mal. Tengo que adoptar una postura provida".McCorvey matizó no obstante que seguía defendiendo el derecho a interrumpir el embarazo en los tres primeros meses de gestación, y anunció que no participará en bloqueos de clínicas de planificación familiar u otras acciones violentas del movimiento provida.

Pero las declaraciones de McCorvey -que trabajará ahora para el grupo provida Operación Rescate, del reverendo fundamentalista Fipp Benham, quien preconiza cualquier medio contra el aborto- la colocan en una posición ambigua. Mientras la noticia es recibida como un éxito por los grupos provida, los defensores del aborto dicen que el caso histórico de Roe se ganó para todas las mujeres de EE UU y. no para McCorvey (que en realidad nunca abortó, sino que dejó que su hijo fuera adoptado).

Más allá de lo simbólico, McCorvey tenía últimamente en el debate del aborto una presencia nula. Kate Michelman, de la Liga pro Derechos de Aborto y Reproducción, opina, que "la amenaza real no es que McCorvey tenga otra postura, sino la derecha radical que controla el Congreso y quiere ilegalizarlo".

Bill Clinton declaró el pasado viernes que "McCorvey ha experimentado una seria conversión religiosa" y repitió su apoyo al derecho de la mujer a elegir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de agosto de 1995.

Lo más visto en...

Top 50