El Gobierno francés insiste en que los ensayos nucleares son necesarios para su propia seguridad y la de Europa

Agencias
Estocolmo / Tokio - 12 ago 1995 - 22:00 UTC

El casi unánime rechazo de la comunidad internacional a la decisión francesa de realizar ocho ensayos nucleares a partir del próximo mes de septiembre en el Pacífico sur no parece haber hecho mella en el Gobierno de París. Su ministro de Asuntos Exteriores, Hervé de Charette, insistió ayer en Estocolmo en que los próximos ensayos contribuirán a la lucha contra la proliferación nuclear y son "necesarios para la seguridad de Francia y de Europa".Sorprende la insistencia francesa, sobre todo después del anuncio hecho el viernes por el presidente estadounidense, Bill Clinton, de respaldar la total prohibición de nuevas pruebas nucleares. Una decisión que ha sido celebrada con calor no sólo en la cuenca del Pacífico, donde países como Australia, Nueva Zelanda y Japón señalaron que la medida permitirá una conclusión, rápida del Tratado de Prohibición Total de Ensayos Nucleares (CTBT), sino también en Alemania. El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Klaus Kinkel, dijo que supone un "apoyo decisivo" para la prohibición de pruebas de este tipo.

París y Pekín siguen defendiendo la necesidad de esta práctica, que en Francia ya ha cosechado el rechazo del 60% de la población. Con todo, París sí ha anunciado su determinación de suspender por completo los ensayos atómicos después de la serie prevista de septiembre a mayo.

En su intento de convencer a las autoridades y a la opinión pública de Suecia, De Charette aseguró ayer que si Francia no realizara los ocho ensayos previstos entre septiembre y mayo del año que viene no podría firmar en 1996 el tratado para la prohibición total de este tipo de pruebas. El ministro francés declaró: "Espero que se comprenda que nuestra política de disuasión es una contribución a la estrategia de lucha contra la proliferación nuclear, que es necesaria para la seguridad de Francia y Europa.

En Japón, mientras tanto, un representante oficicial del Gobierno destacó que el anuncio de Clinton ha sido "muy apreciado por el Gobierno japonés" ya que "coincide" con la posición japonesa ante la proliferación nuclear y los ensayos de este tipo de armas.

En Dinamarca, uno de los países más críticos con las pruebas nucleares francesas, la dirección del Teatro Real anunció ayer la suspensión de una gira que iba a comenzar en París y estaba prevista para septiembre. El comité ejecutivo del Partido Socialdemócrata del primer ministro había invitado al Teatro Real a suspender los espectáculos en Francia como protesta a las pruebas nucleares.

[En Canarias, el complejo de apartamentos Playa Bastián, ubicado en Costa Teguise (Lanzarote),ha decidido no aceptar ciudadanos franceses en protesta por las pruebas nucleares, informa Ángeles Arencibia.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de agosto de 1995.

Lo más visto en...

Top 50