Savimbi pone condiciones para aceptar una vicepresidencia en el Gobierno angoleño

El presidente angoleño, José Eduardo dos Santos, y el líder rebelde, Jonas Savimbi, se reunieron el jueves en la ciudad de Franceville (Gabón) para estudiar el proceso de incorporación de los guerrilleros en las estructuras del Estado, según estaba previsto en el protocolo de paz firmado en noviembre en Lusaka, la capital de Zambia. Es la segunda vez en tres meses que los dirigentes se encuentran frente a frente para acelerar el proceso de paz, pero los resultados que se conocen hasta ahora constituyen un mínimo avance. Jonas Savimbi dijo que la creación de dos vicepresidencias, una de las cuales le sería atribuida, era "una buena solución" y afirmó estar dispuesto a aceptarla a condición de que el cargo sea para "el presidente de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) y no a título personal". El presidente Dos Santos, por su lado, repitió que las perspectivas de paz son buenas, pero que no se llegó todavía al punto de no retorno.En Lusaka, en junio, los dos líderes habían decidido que el próximo encuentro se realizaría en territorio angoleño, pero el retraso acumulado en la ejecución del plan de paz no ha permitido que los dirigentes de UNITA abandonen su cuartel general de Bailundo, en la provincia de Huambo, para instalarse en Luanda. La dirección política de UNITA está reunida desde el martes en Bailundo y será informada de los resultados de la cumbre de Franceville.

Después, tal vez, serán anunciadas nuevas decisiones. Los problemas en el plano militar, relacionados con la incorporación de todos los combatientes de UNITA en las Fuerzas Armadas angoleñas, están próximos a una solución, según fuentes de las dos partes. En cambio, la misión de la ONU en Angola (UNAVAM III) encuentra serias dificultades en cumplir el calendario para la preparación de centros de acuartelamiento para acoger a los ex guerrilleros y proceder a su desarme. Por otro lado, UNITA insiste en la recuperación de las armas que se encuentran en poder de civiles en las zonas gubernamentales y subraya que este verdadero arsenal representa un peligro para la seguridad de sus militantes e impide dar cumplimiento a otra cláusula del acuerdo de paz que prevé la libre circulación de personas y mercancías. Dos Santos y Savimbi proyectan acudir juntos a la conferencia de los países donantes, que se realizará en Bruselas el 15 de septiembre, para reunir los fondos para el proceso de desmovilización y reinserción de los ex combatientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de agosto de 1995.

Lo más visto en...

Top 50