Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo empieza a estudiar si es competente el 'caso GAL'

El Tribunal Supremo comienza hoy la tramitación del escrito remitido el pasado viernes por el juez Baltasar Garzón en el que expone la conveniencia de que el caso GAL sea instruido por ese tribunal, al haber aparecido en el mismo indicios de delito contra aforados como Felipe González, Narcís Serra, José Barrionuevo y Txiki Benegas.El documento en el que Garzón realiza una "exposición motivada" de los indicios que ha hallado contra los cuatro políticos aforados, fue entregado en la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo pasadas las tres de la tarde del viernes, cuando el registro ya estaba cerrado. Por ello quedó en la caja fuerte de la Sala, de la que hoy saldrá para ser oficialmente registrado y poder iniciar así su tramitación.

Sala de admisión

El primer paso que el tribunal dará será formar la llamada sala de admisión, que se compondrá de tres magistrados, uno de los cuales será el recientemente elegido presidente de la Sala Segunda, Fernando Cotta. El juez que sea elegido ponente, quedará encargado de redactar el auto por el que se admita o rechace la competencia para investigar el caso.

Previsiblemente, según fuentes jurídicas, el único trámite que la Sala Segunda realizará hasta septiembre será el de enviar el escrito de Garzón al fiscal del Tribunal Supremo, para que opine si el tribunal es competente o no. Será tras las vacaciones de agosto cuando, a la vista del escrito del juez de la Audiencia Nacional y el informe del ministerio público, los magistrados decidan su competencia.

La Sala Segunda tiene tres posibilidades: pedirle a Garzón que siga instruyendo el caso si consideran que los indicios de delito no son suficientes; quedarse el asunto, pero sólo para investigar lo que se refiere a los aforados, o asumir el caso completo. En caso de que opten por tramitar ellos, la Sala nombrará entre sus miembros un instructor. La ley prevé además la posibilidad de que el juez que llevaba la causa antes de que esta pasara al supremo, es decir Garzón, actúe como instructor especial.

Mientras el Supremo decide si asume el caso GAL, Baltasar Garzón puede seguir practicando "las diligencias cuya urgencia o necesidad fuesen manifiestas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de julio de 1995