Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El yerno de Chamorro quiere ser presidente de Nicaragua

El ministro de la Presidencia de Nicaragua, Antonio Lacayo, anunció el jueves que dejará el Gobierno de Violeta Chamorro, el próximo 7 de septiembre, para dedicarse en pleno a la organización de un nuevo grupo político denominado Proyecto Nacional, de cara a las elecciones presidenciales previstas para 1996.Horas después, Chamorro aceptó de forma tácita la dimisión de su más cercano colaborador (que además es su yerno), que la ha acompañado en la vida política en los últimos seis años, primero desde la jefatura de su campaña política y luego en el Ministerio de la Predidencia desde abril de 1990.

"Antonio Lacayo", dijo la presidenta, "ha trabajado conmigo desde antes de la campaña electoral, cuando el país. estaba tomado por los sandinistas, cuando todo estaba. controlado trabajamos buscando la libertad y la democracia".

En su carta de renuncia, el ministro de la Presidencia reiteró, una vez más, su determinación de defender sus derechos pólíticos,restringidos temporalmente por la reforma a la Constitución, lo que le impide participar en las próximas elecciones por sus vínculos familiares con la jefa del Estado.

Su decisión es acudir ante la Suprema Corte de Justicia para intentar una restitución de su derecho a competir por la presidencia en los comicios generales que se avecinan.

. "Debo salir del Gobierno porque quiero, sin ningún privilegio ni prerrogativa , defender mi derecho a ser electo" manifestó en el texto de la carta de dimisión divulgada el jueves por el portavoz de la presidencia.

Desafío

La oposición había cerrado el capítulo de las inhibiciones políticas el pasado 4 de julio, cuando entraron en vigor las enmiendas constitucionales que prohiben a los parientes del mandatario de turno hasta en cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad, sucederle en el cargo en el periodo presidencial siguiente.Este desafío a la oposición podría estrellarse en una iniciativa que pretende modificar la Ley de Amparo, con la finalidad de que ningún ciudadano pueda recurrir de amparo en contra de la Constitución, lo que cerraría definitivamente las puertas a Lacayo, según una versión de la prensa local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de julio de 1995