Correos perderá parte de su monopolio antes de finales de siglo en toda la UE

Antes de fin de siglo los servicios nacionales de correos perderán parte de su actual monopolio, según la propuesta de directiva aprobada ayer por la Comisión Europea. El texto garantiza "por primera vez a nivel comunitario" el mantenimiento de un servicio universal, al mismo tiempo que abre parcialmente y progresivamente a la competencia el sector de correos de la Unión Europea (UE). El régimen de monopolio se mantendrá para el envío de cartas cuyo peso no sobrepase los 350 gramos o cuyo coste no supere en cinco veces la tarifa de base de correos.

Por mayoría cualificada, los 15 países miembros deberán dar el visto bueno a esta propuesta liberalizadora en un sector qué hasta ahora se ha mantenido prácticamente en régimen de monopolio. Una vez aprobada la decisión, el proceso se llevará a cabo en un plazo de seis meses y la Comisión confía en que los 15 puedan alcanzar un acuerdo para liberalizar los envíos por encima de los citados umbrales antes de finales de siglo. Además de esta liberalización parcial, la Comisión Europea también propone abrir a la competencia en el año 2001 el correo Publicitario y transfronterizo.Para estos dos últimos sectores específicos se prevé la elaboración de un informe intermedio por parte de la Comisión en junio del año 1998 En esa fecha se decidirá si se concede un plazo adicional al monopolio actual.

Posibilidad de prórroga

Las autoridades de Bruselas están abiertas a una prórroga en los envíos publicitarios y transfronterizos para garantizar el equilibrio. financiero del servicio universal. Los citados periodos son considerados como fechas límites y cualquier Estado miembro puede acelerar la privatización de su servicio de correos, según precisaron los comisarios de la Competencia, Karel van Miert, y de Industria, Martin Bangemann, quienes elaboraron la propuesta y afirman que el servicio universal no se "garantiza sólo con monopólios".

La directiva comunitaria también prevé una red de seguridad para garantizar la pervivencia del servicio universal, Éste queda definido "como un servicio obligatorio suministrado a todos los cuidadanos de la UE, en cualquier punto del territorio, a un precio razonable y con un elevado nivel de calidad".

Los Estados miembros podrán crear un fondo en el que participen los nuevos operadores privados para financiar el servicio de base. La concesión de nuevas actividades a los futuros operadores privados también podrá estar sometida a obligaciones de servicio universal y al compromiso de no dificultar los servicios que se mantienen en régimen de monopolio.

Positivo para el empleo

Los dos comisarios europeos, el de Industria y el de la Competencia, aseguraron que la propuesta tendrá un efecto positivo sobre el nivel de empleo, aunque sin cuantificar cual será este impacto. "En una primera fase se podrán suprimir empleos pero el balance final será positivo", afirmó el comisario Martin Bangemann.

Este sector, considerado como sensible, emplea a 1,8 millones de europeos en la Unión Europea. El comisario Martin Bangemann tomó el ejemplo de Suecia, que llevó a cabo una privatización de correos, para justificar esta afirmación.

Asimismo, la propuesta del Ejecutivo comunitario prohibe las subvenciones cruzadas entre los servicios rentables y deficitarios del servicio postal, estableciendo contabilidades separadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50