Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Administraciones buscan más dinero para las expropiaciones de la M40

La M-40 mantiene el trazado de dos pisos entre la autovía de La Coruña y la carretera de El Pardo. Los propietarios de nueve chalés -Ios más reacios de un grupo de 14- con jardines a expropiar se avienen a negociar, lo que significa abandonar la vía judicial. Y las Administraciones están dispuestas a pagar más por las expropiaciones con tal de que la M-40 sea un anilo sin fin ya en 1996. Éstas son las conclusiones de la reunión que mantuvieron ayer las Administraciones nacional, autonómica y regional.

La duda sembrada por el Ayuntamiento de Madrid en las últimas semanas sobre el cierre de la M-40 en su último tramo se despejó ayer. No habrá cambio de trazado: la solución de las calzadas superpuestas, adjudicada en noviembre de 1994 y con las obras comenzadas en junio, sigue adelante. De nada han servido el intento de Ignacio del Río, concejal de Urbanismo, y del alcalde, José María Álvarez del Manzano, ambos del PP, para alterar el convenio firmado hace casi tres años sobre la solución para este tramo de la M-40.Un grupo reducido de ciudadanos son el obstáculo para que 141.000 vehículos circulen a diario por la M-40. Se trata de los propietarios de nueve chalés de la urbanización de lujo de Monreal. La futura autovía pasará por sus jardines, pistas de tenis y piscinas.

Hasta ahora, estos propietarios habían tomado la vía judicial para evitarlo. Pero ya se han avenido a negociar, según se desprendió ayer de las palabras de Luis Eduardo Cortés, consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes: "Los que van a ser expropiados tienen ya muy claro que la M-40 se cerrará por el trazado previsto".

Sin embargo, la prioridad del cierre en anillo de la segunda autovía de circunvalación tiene un precio: "No serán necesariamente éstas las expropiaciones más caras que se han pagado en Madrid por una obra pública, pero es un bien caro el que se expropia y la premura del tiempo también implica un coste superior", admitió ayer Cortes al término de la reunión con Ignacio del Río, concejal de Urbanismo, y José Javier Dombriz, director general de carreteras del Ministerio de Obras, Transportes y Medio Ambiente.

La comisión de seguimiento del Plan de Accesos a Madrid, es decir, la reunión celebrada ayer, quedó aplazada hasta la próxima semana para adoptar una solución definitiva, advirtió Cortés. Pero poco después añadió que las decisiones ya mencionadas son firmes.

El municipio paga el 60% del coste de expropiación; cada una de las otras dos Administraciones un 20%. El consejero de Obras dijo que su departamento está dispuesto a pagar más: "Lo más caro es que se demore el cierre de la M-40".

Queda por decidir, y le corresponde al Ayuntamiento, si el pago a los expropiados se hará en efectivo o en suelo, por ejemplo con solares del nuevo barrio de Arroyo del Fresno o en otro lugar. Cortés reconoció que durante la reunión de ayer se había hablado de la posibilidad de traducir el dinero en cesiones de suelo.

Luis Eduardo Cortés indicó ayer que se intentará llegar a la misma solución con todos ellos, es decir, pagar las indemnizaciones con suelo o dinero. Lo que si queda descartado es una de las propuestas de los propietarios: que la M-40 pase en túnel bajo sus predios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de julio de 1995

Más información

  • El trazado de dos pisos es definitivo, pese a la oposición municipal