Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aranjuez entierra su segundo río

El segundo río que, cruza Aranjuez (38.000,habitantes) tiene los días contados. Dentro de algo más de un mes la Confederación Hidrográfica del Tajo procederá a clausurar la toma de agua del Canal de las Aves en la presa del Embocador -aguas arriba de Aranjuez- y la sustituirá por otra situada un kilómetro y medio más abajo del Palacio Real.El cierre de ese canal supone un hito histórico para el ordenamiento urbano de la ciudad, surcada hasta ahora por este río artificial destinado al riego de 10.000 hectáreas (le la margen izquierda del Tajo y al abastecimiento de Toledo en épocas de sequía. La medida, con un coste de 453 millones de pesetas, responde a una vieja petición del Sindicato Central de Regantes del trasvase Tajo-Segura. Decían y dicen los regantes que esta toma perjudicaba al trasvase, enla medida que forzaba un desembalse adicional de los pantanos de Entrepeñas y Buendía para cumplir, por un lado, con el caudal mínimo del Tajo por Aranjuez que la ley fija en 6 metros cúbicos por segundo; y, por otro, con las servidumbres de riego del canal de las Aves.

La clausura del canal urbano coincide, además, con la modificación transitoria (hasta septiembre de 1996) de la ley del trasvase que reduce a tres metros cúbicos el caudal del Tajo. Esta medida excepcional sirve para preservar al máximo los embalses, pero no supone un ahorro de 90 hectómetros cúbicos anuales, como dicen los regantes del Segura. "Cómo mucho ahorraremos diez", afirma Enrique Noain, presidente de la Confederación del Tajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de julio de 1995