Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aspirantes jóvenes a recibir la herencia

La elección del líder de los populares de Baleares, si tiene que organizar su sucesión, parece clara. Se trataría de Rosa Estarás, vicepresidenta del Gobierno desde hace tres años, abogada y funcionaria de 29 años. Otros candidatos con alguna posibilidad, en la línea de renovación generacional, son Jaime Matas, consejero de Economía, de 38 años, y el presidente del Parlamento, Cristóbal Soler, economista de 39 años.La organización política del PP de Baleares es, desde 1979, en la prehistoria de Alianza Popular, un diseño personal de Gabriel Cañellas, que ha logrado una implantación territorial plena y sucesivos éxitos electorales desde 1983. Las divergencias internas son episódicas, aunque existen personalidades con criterio propio, como el ex presidente del Consell de Mallorca y número dos del partido, Joan Verger, ingeniero de 50 años, que también aspira a sustituir algún día a Cañellas.

Una hipotética dimisión del presidente del Gobierno balear abriría un escenario parlamentario poco habitual y supondría el cese del Gobierno seguramente más breve de la España autonómica. Se constituyó el pasado 4 de julio.

El artículo 33 del Estatuto de Autonomía establece que el Gabinete cesa "por dimisión, incapacidad o defunción de su presidente". Dimitido el jefe del Ejecutivo, el presidente del Parlamento abre una ronda de consultas y el grupo mayoritario propone un candidato.

El designado se somete a la sesión de investidura y a la votación de la Cámara con un nuevo programa. Si Cañellas rompiera con el PP, perdería seguramente la mayoría parlamentaria, toda vez que algunos diputados no le seguirían. El PP gobierna con el apoyo de 31 diputados sobre 59, por lo que con dos bajas se quebraría la mayoría actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995