Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Lastimoso celo

Veo, por un lado, el lastimoso celo con que la policía persigue por calles y mercadillos a los pobres a los que no se les da trabajo y tienen la osadía de no querer morirse de hambre ni robar. Y observo, por otro, que quienes roban miles de millones se pasean protegidos por esa misma policía, o saliendo triunfantes de la cárcel con fianzas multimillonarias. Todo eso me muestra, con la contundencia de los hechos, cuál es el orden policial del que disfrutamos, ya mande el PSOE o, donde está, el PP.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de julio de 1995