Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón ficha a un banquero, un vicerrector y un 'vieja guardia' del PP

El nuevo equipo municipal amplía, su número de áreas tras el fichaje de varios profesionales liberales

En la Universidad Complutense, el presidente electo de la Comunidad de Madrid ha encontrado una ubérrima cantera de gestores para su Gobierno. El lunes, Alberto Ruiz-Gallardón Jimenez (36 años), fichó al rector, Gustavo Villapalos (46), que aceptó "rápidamente" el encargo para dirigir su política educativa y cultural.El martes convenció a Rafael Puyol (50), vicerrector de Ordenación Académica y catedrático de Geografía Humana, para gestionar el medio ambiente y administrar los dineros destinados a los pueblos.

Y ayer confirmó su última adquisición: Luis Blázquez (55), un banquero caído en desgracia que fue director general del Banco Central durante el mandato de Alfonso Escámez y hoy, además de ocupar puesto de consejero en las principales empresas del Central Hispano, colabora en la Fundación Complutense. Blázquez, próximo consejero de Economía y Empleo, es el hombre elegido para hacer realidad la primera promesa, en orden de importancia, del PP: crear 200.000 puestos de trabajo en cuatro años.

Es el trío de "independientes con experiencia" que Ruiz-Gallardón ha elegido para profesionalizar su Ejecutivo. Junto a ellos se sentarán en el Consejo de Gobierno -que tendrá dos sillas menos que el dirigido por el socialista Joaquín Leguina- cuatro militantes del PP.

Una sola consejera: Rosa Posada (55), presidenta de la Asamblea entre 1987 y 1991 con el CDS. Centró desde el número dos la candidatura del PP, al que se afilió hace un año, y se ocupará de Sanidad e Integración Social.

En la cartera con más millones, Política Territorial y Transportes, Ruiz-Gallardón ha colocado a un veterano, Luis Eduardo Cortes. El ex presidente regional del PP fue retirado del mando por representar a la vieja guardia, según la cúpula nacional.

A izquierda y derecha, Ruiz-Gallardón ha situado a dos compañeros que han hecho junto a él la oposición en los últimos ocho años. Antonio Beteta (40) será el ministro de Hacienda. El más joven del equipo se llama Jesús Pedroche (34), miembro del Opus Dei y futuro consejero de Presidencia. De paso, se encargará de la protección ciudadana y del control del juego de la región.

Ruiz-Gallardón ha eliminado dos consejerías para reducir el gasto público. Al contrario, José María Álvarez del Manzano ha optado por engordar la plantilla de concejales de área en su nuevo gobierno.

El alcalde sucumbe a las contemplaciones. El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, dice que mantiene en secreto su segundo equipo de Gobierno al frente del ayuntamiento más importante de España. El regidor, liberado ahora de un gran número de ediles de la vieja guardia de Alianza Popular que le lastraron en su primer mandato, ha aprovechado esta ocasión para decidir el reparto del poder según los conocimientos teóricos de los fichajes de profesionales que él incorporó a su lista o que le colocaron desde el partido.Esos fichajes han forzado, en primer lugar, un aumento considerable en el número de áreas del gobierno. Eran nueve y ahora serán doce. El entorno del alcalde explica que esa división no es la real. El alcalde quiere imponer lo que se conoce como el modelo Molina de gestión. Es decir, tendrá cuatro tenientes de alcalde, de los que dependerán concejalías de servicios, como ahora ocurría con Luis Molina (Limpieza), que dirigía la concejal de Medio Ambiente, Esperanza Aguirre. Precisamente esta edil será ahora la primera teniente de alcalde y de ella se espera que ejerza, además de como portavoz, la labor no efectuada en este mandato por Luis María Huete para coordinar a todo el grupo.

El segundo teniente de alcalde será Juan Ignacio Echeverría, degradado de edil de Urbanismo a superconcejal de Policía y Tráfico. La dirección de Echeverría planeará sobre el nuevo concejal de Bomberos y Protección Civil, Carlos López Collado, hasta ahora edil de Seguridad así como cuarto teniente de alcalde. López Collado es una de "las contemplaciones" del alcalde. En su pérdida de poder no aceptó la presidencia de una junta de distrito y hubo de crearse un área nueva para aplacar su desánimo.

El tercer teniente de alcalde será Ignacio del Río, registrador de la propiedad, que coordinará Urbanismo, de donde se desgajarán Vivienda (Sigfrido Herráez) y Obras e Infraestructuras (Enrique Villoria).

La cuarta teniente de alcalde será Mercedes de la Merced, que quería dejar su escaño de diputada europea y, ante su ascedencia dentro de la dirección nacional del PP, no podía permanecer otros cuatro años en el distrito de Chamberí. Será la concejal de Relaciones Institucionales, un invento que tendrá que dotar de contenido.

De Hacienda se encargará Pedro Bujidos, inspector de finanzas, mientras que el anterior responsable, Fernando López Amor, le liberará de los asuntos de Economía y Fomento (otra contemplación). De Medio Ambiente se ocupará el ingeniero de minas Adriano García-Loygorri, que compartirá los problemas de la limpieza con Molina. Cultura, Educación y Deportes será para Juan Antonio Gómez Angulo. Antonio Moreno quería dejar los conflictos de personal, que ahora sufrirá el ingeniero agrónomo José Ramón Pin, pero se lleva a una nueva área (otra contemplación) Patrimonio y Régimen Interior. En Sanidad continuará el médico Simón Viñals y a Servicios Sociales ascenderá Elena Utrilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de junio de 1995

Más información

  • El nuevo Gobierno regional tendrá tres independientes y cuatro militantes