Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kravchuk: "Estamos condenados a vivir con este vecino de pensamiento imperial"

"El bloque militar de la Comunidad de Estados Independientes no puede formarse plenamente si Ucrania no entra en él", dice Leonid Kravchuk, el hombre que, tras conducir a su país a la independencia en 1991, fue el primer presidente del poscomunismo en Ucrania. Kravchuk, que en su calidad de presidente del Fondo de Ayuda al Arte ocupa un discreto despacho en el centro de Kiev, opina en una entrevista con EL PAÍS que, por su mentalidad, Rusia considera a Ucrania como parte de s esfera de influencia"."Si Ucrania intenta salir total mente de esta esfera, Rusia se imitará y hará gestos bruscos". Por eso, Kravchuk es partidario d que Kiev tenga una "política tranquila y elástica, de paulatina introducción en Europa", y estima que la ampliación de la OTAN hacia el Este es un "fenómeno positivo que extiende el ámbito de la "civilización democrática".

Partidario de revisar la posición de neutralidad de su país Kravchuk opina, sin embargo que, "aunque Ucrania quisiera, n podría hoy entrar en la OTA porque eso irritaría a Moscú", y Rusia, dice, hay que tratarla "d forma inteligente", con apoyo y concesiones para que no se sienta aislada.

Borís Yeltsin, asegura, ha comenzado a hablar en un "tono imperial" con Kiev, que no puede volverse bruscamente de espalda Rusia, porque su integridad, su Estado, dependerá de cómo se organicen sus relaciones con Moscú Ante Ucrania hay dos caminos: la reintegración emprendida por Bielorrusia, o una política independiente, lo que, según Kravchuk quiere decir que "hay que buscar apoyo en otro sitio, en la OTAN en EE UU". "Estamos condenados a vivir con este vecino, aunque no sea mi deseo. Es un vecino grande, indómito, rudo, con baja cultura, con pensamiento imperio y con conflictos nacionales, pe eso es lo que hay. Y si no tenemos unas relaciones normales, tendremos una amenaza". Kuchina defendió unas relaciones estrecha con Rusia con más ahínco que presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, pero dice que cuando fue elegido presidente comprendió que si cumplía s promesas la independencia ucrania sería una cuestión formal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 1995