Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez asegura al juez que no recibió 300 millones de Banesto

El ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, declaró ayer voluntariamente ante el juez Manuel García-Castellón en el sumario del caso Banesto que no ha recibido la cantidad de 300 millones de pesetas "ni cantidad alguna por parte del Sr.Conde ni por otro directivo de Banesto" y que "jamás" ha hecho ninguna gestión en el Banco de España en relación con Banesto. El abogado de Martín Rivas, ex director general de banca comercial y ex consejero del banco, querellado por la retirada de los 300 millones, ha solicitado el sobreseímiento y la retirada de la imputación a su cliente.

La declaración de Suárez en la Audiencia Nacional duró muy poco. El juez le preguntó si había recibido 300 millones por parte de Mario Conde o algún otro directivo de Banesto por algún servicio realizado para el banco ante el Banco de España. Suárez lo negó y, según el texto de la declaración, añadió que "jamás ha hecho ninguna gestión en el Banco de España, y para lo cual aduce que se pregunte a los anteriores y actuales directivos del Banco de España, si el Sr. Suárez ha hecho alguna gestión directa o indirecta sobre éste u otro tema, y en concreto en relación con Banesto".El ex presidente añadió que había recibido un crédito personal en Banesto con garantía hipotecaria que se ha resuelto con la ejecución de la hipoteca del inmueble, una casa en Ávila.

Martín Rivas, ex director general de banca comercial de Banesto, ha afirmado que en enero de 1989 Mario Conde le ordenó la citada operación. Según una carta enviada por Rivas al nuevo presidente Banesto, Alfredo Sáenz, el 28 de octubre de 1994, "a mediados de enero de 1989 el entonces presidente de Banesto, Mario Conde, me dice que prepare 300 millones que había que entregar a Adolfo Suárez, por un servicio que había prestado a Banesto ante el Banco de España. El 2 de enero de 1989 entrego en mi despacho de Castellana, 150 millones a Apolonio Paramio (Pol), empleado de Banesto y hombre de confianza del presidente y el 6 de abril entrego igual cantidad a la misma persona".

Suárez consideró que las noticias que surgen del sumario "han afectado a su dignidad personal con informaciones que no se han ajustado a la realidad y que como su forma de actuar ha sido impecable, espera alguna declaración en el sentido más favorable para resolver la situación descrita y que considera negativa".

Adolfo Suárez manifestó a la salida de la Audiencia que se encontraba "tranquilo y satisfecho" aunque afirmó haberlo pasado "muy mal". Aunque Suárez tomó el pasado lunes 5 de junio la decisión de ofrecerse al juez para declarar voluntariamente, fue el abogado de la Federación de Banca de UGT, Manuel Murillo, quien solicitó previamente su comparecencia. Pero ayer Murillo no hizo ninguna pregunta a Suárez. Las únicas preguntas las hizo el juez García-Castellón.

Fernando Aizpún, abogado de Rivas, ha solicitado a la vista de los careos entre su cliente y Mario Conde, y de las declaraciones de Arturo Romaní, ex vicepresidente de Banesto, de Fernando Falero, director general adjunto en el momento de los hechos, y de Juan Belloso, entonces consejero delegado, que se declare el sobreseímiento parcial respecto a su cliente y "el alzamiento o cancelación de su condición de imputado en estas diligencias", según un escrito presentado ante el juez. Los testimonios de Romaní, Falero y Belloso muestran que Rivas intentó repetidas veces que se restituyeran los 300 millones, sin éxito. Mario Conde ha negado que ordenase a Rivas retirar los fondos y que fueran para Suárez.Ayer, UGT y CC OO solicitaron al juez la realización de una diligencia de careo entre Conde y Belloso para dilucidar la contradicción sobre la existencia del anticipo. El primero niega su existencia y el segundo asegura que Conde le dijo que se trataba de un "asunto del banco".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 1995

Más información

  • Rivas pide que no se le considere imputado