Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empeora la economía argentina mientras el G-7 propone crear un fondo de emergencia

Los planes del Grupo de los Siete (G-7) de crear un fondo de financiación de emergencia dentro del Fondo Monetario Internacional (FMI) coinciden con un momento muy delicado para la economía argentina. Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá, que se reúnen la semana que viene en Halifax (Canadá), quieren tener un mecanismo que permita ayudar rápidamente a países que puedan encontrarse al borde de la quiebra, como sucedió con México a principios de este año.Si la situación financiera de Argentina continúa deteriorándose, este país podría ser el primero en beneficiarse de la creación de dicho fondo. Aunque su ministro de Economía, Domingo Cavallo, ha asegurado que Argentina puede cumplir con sus obligaciones, algunos analistas ven similitudes entre la situación mexicana y la argentina. La economía, altamente dependiente también de la entrada de capital extranjero, muestra claros- síntomas de recesión. El consumo y la inversión han caído en picado debido a la fuerte subida de los tipos de interés que se aplicó para evitar la huida masiva de capital por el efecto contagio de la crisis mexicana, el déficit público ha aumentado y el desempleo ha pasado del 12% al 14%. La alarma de los inversores ha provocado una caída del 10% en la Bolsa de Buenos Aires en dos días.

El presidente argentino, Carlos Menem, quiso también tranquilizar a los inversores. Aunque reconoció que el país "está viviendo un momento un poco dif'icil", dijo que la situación no era para preocuparse, informa Efe.Créditos a MéxicoMéxico, por su parte, anunció ayer que no utilizaría la totalidad de los 10.000 millones de dólares del crédito concedido por EE UU para el segundo semestre del año. Tampoco firmará un préstamo de 3.000 millones de dólares con la banca comercial internacional. Estos fondos forman parte del paquete de ayuda de 40.000 millones de dólares otorgado a México por la comunidad internacional -más de la mitad corresponde a EE UU- a principios de este año.

El dólar, que el día anterior había caído por los rumores sobre Argentina, logró ayer mantenerse más estable. Cotizó a 1,4160 marcos y 122,50 pesetas, apreciado sobre los 1,4070 y 121,40 del miércoles. La moneda española también se recuperó ligeramente y cerró en Europa a 86,50 pesetas por marco, frente a las 86,90 de la víspera.

[Por otra parte, el subgobernador del Banco de España, Miguel Martín aseguró ayer en una jornada sobre Incertidumbre en los Mercados Financieros, que la reciente subida del precio oficial del dinero hasta el 9,25% puede lograr "que podamos conseguir nuestros objetivos de inflación a medio y largo plazo", informa Efe. El Banco de España no ha fijado un objetivo de inflación para 1995, pero si un IPC de entre el 3,5% y el 4% para los primeros meses de 1996.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 1995